Vinos del Marco de Jerez

Vinos del Marco de Jerez

Vinos del Marco de Jerez protagonizan la cata de noviembre de 2021 de Cuatro de copas. Una primera cata que ha contado como invitada especial con la periodista Rocío Navarro

La primera cata de Cuatro de Copas es toda una declaración de intenciones, pues se centra en los vinos más especiales del mundo y uno de los mayores tesoros de España, los generosos de Jerez y Sanlúcar. Están elaborados cien por cien con uva palomino procedente de esa generosa tierra calcárea que es la albariza y que antes fue mar.

Nos hemos centrado en los vinos del Marco de Jerez secos (manzanilla, fino, amontillado y oloroso) y dejamos los dulces de pedro ximénez y moscatel para otra ocasión. Y que nadie piense que nos hemos olvidado de Montilla-Moriles…

Vinos del Marco de Jerez: Fino Tío Pepe. Bodega González Byass / 6 euros

Ahora que el Tío Pepe en Rama es, con todo merecimiento, la estrella indiscutible de la preciosa Bodega González Byass (que, dicho sea de paso, merece la visita), vale la pena reivindicar a su hermano pequeño, este Tío Pepe al que nos atrevemos a calificar como uno de los vinos con mejor relación calidad-precio del mundo.

Con una vejez media de cuatro años, procede de una solera instaurada en 1835, por lo que en cada botella podría haber alguna que otra molécula con hasta 186 años de edad… Es un fino clásico, limpio, con una punzada elegante y nada agresiva.

En nariz comparece un punto yodado junto a un fondillo de frutos secos (almendra muy ligeramente tostada) y ecos de manzana verde.

El paso por boca es vivo, fresco, suave, sedoso y sin aristas, bastante salino y con un posgusto medio-largo. Para beber y beber y beber… acompañado por un buen jamón ibérico de Huelva o unas gambas blancas del cercano Atlántico.

Calificación: 8/10

Vinos del Marco de Jerez: Manzanilla Pasada Pastrana. Bodega Hidalgo La Gitana / 15,75 euros

Elaborada al estilo de los chateaux franceses, es decir con uvas procedentes de un único pago, el proyecto de Pastrana nació en 1985 y empezó a comercializarse en 1997, porque la idea era elaborar una manzanilla vieja con 12 años de edad.

A día de hoy, se ha convertido en una de las grandes joyas de la D.O. Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda. Aromáticamente, le cuesta un poco expresarse, pero en cuanto se arranca nos regala ecos de albero mojado, un puntito embocado, flores blancas (caléndula), avellana y reminiscencias de manantío y de envolvente madera noble de sacristía.

El paso por la boca, pleno y con una acidez muy controlada, destaca por una salinidad y una madera muy marcadas y es larguísimo, “casi eterno”. Perfecta con unas papas en amarillo con choco.

Calificación: 8,75/10

Vinos del Marco de Jerez: Coquinero Fino En Rama. Bodegas Osborne / 16,90 euros

El fino pasado Coquinero era la estrella de Osborne hasta la salida al mercado de la gama La Honda. Para que no se quede atrás ante la pujanza de sus nuevos “hermanos”, la casa portuense ha lanzado la versión en rama, que va un paso más allá de la tradicional. Un fino con una edad promedio de seis años y medio que presenta la “anomalía” de estar encabezado hasta los 17 grados (lo habitual es entre 15 y 16), máximo permitido por el Consejo Regulador para un vino de crianza biológica. Algo que se aprecia en una notable calidez.

Los aromas más destacables, dentro de una nariz de gran complejidad, son almendra tostada, paloduz, manzana Golden, levaduras, mucha mineralidad y una gran salinidad, “el pálpito del Atlántico y del Guadalete, que nos traslada a las marismas”.

En boca es pleno, sápido, con estructura y con esa calidez a la que hacíamos referencia. Necesita un plato que sea capaz de competir con él de tú a tú, como, por ejemplo, un voraz del Estrecho a la espalda.

Calificación: 8,25/10

Vinos del Marco de Jerez: La Honda Fino En Rama. Bodegas Osborne / 24,90 euros

Célebre por sus brandies, la bodega del Puerto de Santa María ha decidido apostar por los vinos generosos en rama (esto es, sin filtrar ni clarificar ni estabilizar), a través de su gama La Honda, de la que forma parte este fino con una edad media de 12 años.

El nombre de La Honda responde al hecho de que la bodega en la que se encuentra la solera, fundada en 1852, está unos centímetros por debajo del nivel del resto de bodegas de la casa.

Se aprecia en la saca de primavera de 2021 un color topacio y un velo de flor al límite que da paso a ciertas notas oxidativas. En la nariz, punzante y equilibrada, toques a humo, a maderas preciosas (caoba, cedro libanés), a nueces garrapiñadas, a higos secos, a avellanas y a mazapán.

En boca presenta una firme médula y notable salinidad y es largo, untuoso y elegante. Tiene un paso ágil sobre la lengua, casi como si fuera “una frase larga bien estructurada dicha de un tirón”.  Un soberbio fino muy amontillado, perfecto para acompañar unos callos con garbanzos o una tortilla de patatas muy poco cuajada (y sin cebolla, por supuesto).

Calificación: 9,25/10

Vinos del Marco de Jerez: Amontillado Napoleón. Bodegas Hidalgo La Gitana / 11,95 euros

Con cinco años de crianza biológica bajo velo de flor y siete de oxidativa en contacto con el oxígeno, Napoleón es un amontillado joven en el que su origen sanluqueño (la manzanilla) es “de libro”.

Con un bonito color ámbar, es frutal, con mucha presencia de naranja escarchada, las notas biológicas están muy presentes y hay un fondo salido. Es “más cariñoso que afilado”, con una punzada noble pero muy amable, ideal para iniciarse en el mundo de los amontillados y abrir el camino hacia categorías superiores.

El paso por boca se caracteriza por que “acaricia, no corta”, y los dejes predominantes son las avellanas y el helado de turrón. La relación calidad-precio es magnífica (¿se imaginan lo que podría costar un tinto gran reserva de 12 años?). Perfecto el contraste con unos boquerones en vinagre.

Calificación: 7,75/10

Vinos del Marco de Jerez: Amontillado En Rama Williams 2001 Colección De Añadas / 45 euros

Esta bodega jerezana fue una de las pioneras en los generosos de añada con crianza estática, que no siguen el sistema de soleras y criaderas ni mezclan ni refrescan el vino año tras año. Éste, en concreto, se mantuvo 18 años en bota para ser sacado y embotellado en enero de 2019.

Aromáticamente, está muy presente la madera, hay notas de ciruelas pasas y de frutos secos y un muy agradable recuerdo a los caramelos de café con leche de Viuda de Solano y el alcohol está muy marcado.

En boca es agradable, fácil, comercial, “un amontillado de nuevo cuño, un jerez políticamente correcto, muy del siglo XXI, en el que se aprecia la inquietud inconformista de una enóloga que busca una línea propia”. En esta línea, es perfecto para platos tan de moda como el tataki de atún o el ceviche de corvina.

Calificación: 8/10

Vinos del Marco de Jerez: Amontillado Del Duque Vors. Bodega González Byass / 71 euros

VORS puede significar Vinum Optimum Rarum Signatum (en latín) o Very Old Rare Sherry (en inglés). En cualquiera de los dos casos, viene a decir que el vino en cuestión tiene más de 30 años de crianza, que pueden llegar a ser muchísimos más.

Del Duque representa la serena vejez del Tío Pepe, convertido en un anciano venerable. Es un amontillado canónico y eclesiástico, con embriagadores aromas de ebanistería y de sacristía. Puestos a divagar, hubo hasta quien dijo que “nos traslada a los tiempos del Concilio de Trento”. 

En boca parece más joven de lo que es y resulta afiladísimo, tanto que “se siente el frío del cuchillo sobre la lengua”. Tiene salinidad, conserva una acidez impresionante y en boca salen frutos secos (avellanas, almendras, pistachos) y pan de higo.

Es un vino “de pañuelo” que “invita a la reflexión y a la meditación”, para lo que sería perfecto combinarlo con un chocolate negro con al menos un 85 por ciento de pureza. Y los fumadores de puros difícilmente encontrarán mejor compañía para un buen habano.

Calificación: 9,5/10

Cuco Oloroso. Bodegas Barbadillo / 14 euros (botella de 37,5 cl)

Dentro de la diversificación de productos que está desarrollando la bodega sanluqueña Barbadillo, comparece este oloroso (vino de crianza exclusivamente oxidativa, el único de todo el catálogo del Marco de Jerez y Sanlúcar que no ha conocido velo de flor) Cuco que se incluye en la categoría de 12 años pero llega a tener una edad media de 15.

La nariz es riquísima: nueces de California, retamas y monte bajo, apuntes balsámicos (hoja seca de eucalipto)…

En boca es “cariñoso”, aterciopelado, suave, largo, elegante y muy amable, “fronterizo entre amontillado moderno y el oloroso clásico”. En palabras de un catador, evoca “los sabores del aire”. Es perfecto para combinar con algunos platos exóticos difíciles de armonizar, como un curry panaeng de pollo tailandés o un curry madrás de cordero indio.

Calificación: 8,5/10

En esta cata de Cuatro de Copas, celebrada en El Quinto Vino el pasado 19 de octubre, han participado Alberto Solano, Pep Peiró, Natalio del Álamo, Luis Roldán, y la catadora invitada Rocío Navarro.

También le puede interesar: Cuatro de Copas, catas de vino en Cocina y Vino