Vinos de Canadá, elegantes y estructurados

vinos de canadá
Viñedo en Ontario, Canadá

Desde Merlots generosos y aterciopelados, hasta gélidos y estructurados Rieslings, los vinos de Canadá están captando la atención del mundo entero.

Si algo caracteriza a Canadá es su frío clima y el rigor que poseen sus inviernos. Esta es una de las razones por las que, para algunos, el vino de Canadá sea una rareza. Sin embargo, este país ha sabido aprovechar sus condiciones climáticas para producir una importante reserva vinícola.

A lo largo de todo el territorio canadiense se encuentran ocho provincias que destacan por su producción de vinos: Ontario, Columbia, Nueva Escocia, Columbia Británica y Quebec.  En éstas se pueden encontrar cultivos de más de ocho mil viñas con una amplia cantidad de varietales.

Icewine, los abanderados vinos de Canadá

Uno de los grandes estandartes de los vinos de Canadá son los icewine o vinos de hielo. Y es que Canadá se consagra como uno de los mayores productores a nivel mundial de los vinos de hielo, una sublime rareza del mundo vinícola.

Entre finales de noviembre y mediados del mes de diciembre las temperaturas en Canadá oscilan entre los -17 grados. Dicha temperatura crea el ambiente idílico para congelar la uva tardía en la vid. Una vez tensadas o congeladas las uvas son cosechadas y listas para la producción de vinos.

Más que los vinos de hielo

Los vinos de Canadá no se encasillan únicamente a la producción de los icewine; este país también ostenta importante despensa de vinos de mesa y vinos de alta gama. Esto gracias, nuevamente, a su clima que les permite producir vinos de cosecha tardía. El resultado son caldos con un sabor y calidad excelsa y con un equilibrio perfecto entre acidez y dulzor.  Entre las varietales destacan el chardonnay, riesling, pinot noir, cabernet franc, gamey y merlot para los tintos.