Newsletter

Síguenos

Vino molecular, tecnología en cada copa

La innovación avanza en diversos campos y el sector vinícola no escapa de esta realidad. El vino molecular, creado sin necesidad de uvas, pero replicando de manera extraordinaria el sabor de la bebida, es una interesante muestra de ello.

Como nueva tendencia en pleno crecimiento, los vinos se obtienen a través de procesos químicos complejos. Los expertos determinan la composición de la bebida y proceden a “imitarla”, sin necesidad de viñedos o uvas ni de largos periodos de añejamiento.

Desde hace algunos años, varias son las empresas que están experimentando con la producción de vino molecular. Algunas han logrado gran reconocimiento, por los excelentes resultados de sus procesos de producción.

Innovación vinícola

ReplicaVino Molecular Wines
La firma Replica Wines trabaja en varios ejemplares que emulan a buenos vinos californianos / Foto vía: @ReplicaWines

Una de estas es Réplica Wines, firma fundada en 2015 con sede en Denver, Estados Unidos. Desde entonces, Ari Walker y Kevin Hricks, fundadores de la empresa, en compañía del enólogo Brett Zimmerman, han elaborado algunos vinos de “imitación de gran calidad”.

Según han explicado, su intención era recrear algunos de los mejores ejemplares de California, con métodos novedosos, para ofrecerlos a precios mucho más bajos. Además, destacan que sus técnicas son completamente seguras y que reducen el impacto ambiental de la vinificación común.

Desde siempre, en Replica Wines aseguran que sus botellas son capaces de “confundir” a cualquier especialista. Esto se confirmó en una prueba realizada con el chef Michael Roux Jr y dos sumilleres, quienes no lograron determinar cuál era el vino “real” entre un Far Niente 2017 (chardonnay reconocido de California) y un Retrofit (producto de la firma). El primero, se vende por más de 90 dólares, mientras que el segundo por apenas 18 dólares, ofreciendo una calidad similar.

En su catálogo cuentan con seis variedades entre tintos y blancos.

¿El vino del futuro?

Vino molecular Gemello
Gemello de Endless West ha recibido buenas críticas / Foto vía: RevistaDelVino.com

Otro ejemplo de la fuerza del vino molecular está en Endless Wets, empresa estadounidense que ha trabajado en la elaboración de diversas bebidas artificiales, desde whisky hasta vino. En cuanto a su imitación del fermentado de uvas, llamado Gemello, ostenta gran fama y es avalado por su buena calidad.

“Creado sin uvas, contiene cero pesticidas o sulfitos y requiere 95% menos de agua, 80% menos de tierra y 40% menos de emisiones de carbono para producir, en comparación con la vinificación convencional”, citan en su página web. Asimismo, comparten que se distingue por sus notas de mango, azahar y melocotón

Sin duda, la elaboración de vino molecular, quizá un sacrilegio para la mayoría, será una opción cada vez más frecuente en los próximos años, por su perfil sostenible y ecológico. Habrá que ver.

También le puede interesar: Europa y sus interesantes museos del vino

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram