Newsletter

Síguenos

Una copa de vino al día es lo indicado

Una de las recomendaciones generales al iniciar una dieta para mantener o bajar de peso es la de reducir la ingesta de alcohol, pero un consumo moderado y sobre todo aprovechar los beneficios del vino puede resultar muy favorable en una dieta.

El vino en cantidades moderadas

La nutrióloga Yolanda García indica que hay que tener en cuenta que el grado alcohólico del vino es más bajo que de los destilados, y por lo tanto su ingesta no aumenta descomunalmente las calorías durante una dieta.

«Además el vino tinto tiene la particularidad de contener antioxidantes y prevenir riesgos cardiacos si se consume una copa al día, que bien podría integrarse durante la comida o la cena. «Qué mejor que poder hacer un maridaje del vino con los alimentos porque así se disfrutan más las preparaciones que nutriólogos indican a sus pacientes. Incluso se ha demostrado que la ingesta es más pausada al tomar vino y así la satisfacción del estómago llega en el momento adecuado», señala la especialista.

Platos ligeros o ensaladas, que no lleven vinagreta, fácilmente pueden ir de la mano con una copa de vino blanco y así hacerlas más atractivas al paladar. El hecho de considerar vino en conjunto con alimentos hace que la persona tenga más en mente lo que va a comer. Así se preocupa más por conseguir ingredientes de calidad, medir mejor las cantidades al momento de prepararlos y estar consciente de las calorías que consume.

«Una investigación estadounidense llegó a la conclusión de que mujeres que tenían una ligera ingesta de alcohol durante 12 años desarrollaron menor riesgo de obesidad que las que no ingerían alcohol. «El consumo de vino no está del todo restringido, pero en general no se debe exceder de una copa de blanco o tinto al día, y junto con los alimentos», añade.

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram