TCA o enfermedad del corcho, ¿qué es esto?

TCA o enfermedad del corcho, ¿Qué es esto?

El vino es una bebida sin igual. Desde su elaboración, el fermentado de uvas no deja de cambiar y evolucionar según ciertas características. Algunos ejemplares incluso se hacen cada vez mejores con el paso del tiempo. Sin embargo, existen ciertos defectos que pueden afectar a cualquier botella. Estos pueden ocurrir por agentes externos, por errores en la vinificación y en la manera de guardarlo. La conocida enfermedad del corcho o TCA es una de las eventualidades que más comúnmente afecta los vinos.

Se calcula que esta afección está presente en cerca de 4% de las botellas en el mundo, y altera por completo las propiedades de olores y gustativas de la bebida.

¿Qué es la enfermedad del corcho?

Corresponde a una contaminación química que daña el vino. Ocurre por la presencia de clorofenoles, moléculas que desencadenan una reacción en el líquido, por lo que aparecen olores a cartón mojado, moho y humedad; además, arruinan el gusto característico de la bebida y le aportan amargor y notas rancias.

Los clorofenoles pueden estar presentes en diferentes elementos relacionados con la viticultura, como pesticidas de las vides, preservadores de madera, líquidos esterilizantes del corcho e, incluso, en la atmósfera. Generalmente, el tapón de la botella es el factor que ocasiona la TCA (llamada así por uno de los clorofenoles más comunes en los chorchos: tricloroanisol), debido a que puede venir contaminado desde el árbol de origen o adquirirla en la bodega. Sin embargo, también puede ocurrir por otras razones, como barricas o tanques infectados.

En años recientes, las bodegas han aplicado medidas de higiene más rigurosas para alejar este daño. Además, algunas incluso han reemplazado el corcho tradicional por otras tapas sintéticas.

Cabe resaltar que, una vez que una botella presenta TCA, el efecto es irreversible. Aunque en ocasiones la percepción de los aromas negativos y el sabor a humedad sea baja, lo mejor es desechar la botella.

Si alguna vez ha destapado esa preciada botella que tenía para una noche especial y ha pasado por este incómodo descubrimiento, ya sabe por qué sucedió.

También le puede interesar:  Consejos para armar su propia colección de vinos

Con información de CarlosSerres y DeVinosYVides