Sabrage, una forma espectacular de abrir un champagne

Sabrage de Champagne
La técnica requiere cierto cuidado para poder hacerla de forma perfecta / Foto vía: TheManual.com

Abrir una botella de champagne siempre representa un momento de alegría y celebración. Sin embargo, descorchar un ejemplar del espumante francés es todo un arte que requiere de mucho cuidado para hacerlo bien y sin sobresaltos, especialmente si se hace a través de la técnica conocida como sabrage.

El sabrage o sableado es una forma de abrir una botella en la que se utiliza un sable, o en su defecto un cuchillo grande, para retirar el corcho. En esta, la botella se sostiene con la mano y se inclina ligeramente hacia adelante. Así, se puede deslizar la cuchilla por el cuerpo y cuello de la botella hasta impactar con el tapón para que este, incluso parte del cuello, salga despedido por los aires.

¿De dónde proviene el sabrage?

Sabrage o sableado
Se desconoce con exactitud de dónde proviene esta práctica / Foto vía: SmithAndWollenski.com

Son muchas las historias que giran en torno al origen de esta curiosa y espectacular forma de abrir una botella de espumante. Sin embargo, todas carecen de registros que avalen las teorías de forma total.

La versión más conocida se remonta a los tiempos de la Revolución Francesa. Se dice que las tropas de Napoleón Bonaparte, para celebrar una victoria durante aquellos tiempos de batallas, abrieron una botella usando sus espadas. Incluso, hay quienes afirman que fue el mismísimo emperador de los franceses quien lo hizo. Aunque ninguna de estas anécdotas tiene forma de ser confirmada.

Otra versión de la historia, que sigue estando relacionada con Napoleón, también incluye a Barbe-Nicole Clicquot-Ponsardin, la mujer detrás de la famosa casa de champán Veuve Clicquot. El mito dice que esta tenía una gran relación con el ejercito napoleónico, que disfrutaba de sus espumantes y los abrían a través del sabrage para impresionarla.

Sea como sea, Napoleón fue un conocido amante de la bebida. No en vano, una de sus frases más famosas es: “Champagne, en la victoria lo mereces, en la derrota lo necesitas”.

La forma correcta de hacer el sabrage

En primer lugar, se recomienda usar una botella que no tenga muchos años. Esto debido a que, mientras más envejecida, mayor presión tendrá en su interior. Lo ideal es que la presión sea lo menor posible para que el proceso fluya de la mejor manera. Asimismo, hay que asegurarse de que la botella sea de vidrio, como es tradicional, y esté a la temperatura ideal de servicio: entre 6º y 8º C.

Luego, se debe seleccionar el “arma”. Aunque se venden algunos sables especiales para el sabrage un cuchillo de cocina grande servirá. Hay que tener claro que se usa la parte no afilada de la navaja. Recordando que la idea es ejercer fuerza para abrir y no cortar.
Eliminar cualquier etiqueta o adorno que tenga la botella en la zona del cuello. Esto puede ser un obstáculo que impida el desplazamiento del cuchillo. También se recomienda eliminar la humedad exterior para evitar que el vino pueda resbalarse.

Finalmente, se debe sostener la botella con la boca apuntando hacia al frente en un ángulo aproximado de 45 grados. Se pone el sable o cuchillo sobre la parte baja de la botella y se hace un movimiento repetido, de forma suave, para calcular la trayectoria que debe hacer la cuchilla.

Que es el sabrage
El movimiento debe ser fuerte y continuo para que salga bien / Foto vía: TheTennesan.com

Luego, en un movimiento firme, fuerte y rápido, se procede a golpear la boca de la botella. Al esta ser un poco más ancha, el impacto debería desprender esta parte de la botella. Se recomienda hacerlo en un lugar donde no haya nadie para evitar accidentes, pues el corcho puede viajar a gran velocidad.

Es importante también ubicar la línea lateral que tienen la mayoría de las botellas. Esta es el punto de unión del vidrio y lo apropiado es que sobre ella se haga el movimiento.

También le puede interesar: El champagne o la magia de la burbuja