Premios Ecovino: “Un vino ecológico lleva mucho amor al cuadrado”

Premios Ecovino

Si la producción de un vino implica mucho amor y cariño, hacer un vino ecológico debe significar mucho amor al cuadrado. Con estas palabras, que nacen desde el sentimiento, Iñigo Crespo, presidente de Cultura Permanente y secretario general de Premios Ecovino, explica lo que representa el trabajo y el esfuerzo de generar vinos ecológicos y de darles difusión a través de un concurso internacional que se ha consolidado en los últimos años.   

Los Premios Ecovino son un concurso internacional de vinos ecológicos certificados que, en su edición XII, ha premiado siete referencias caracterizadas por su gran calidad y responsabilidad con el medio ambiente en el proceso de producción, que se han presentado en el Centro Riojano en Madrid, en una cata exclusiva para sumilleres y prensa especializada.

Jurado de los Premios Ecovino 2021
Jurado de los Premios Ecovino 2021 / Fotografía: Cocina y Vino

Un año complejo, pero con récord de participación

Crespo ha explicado a Cocina y Vino que este año ha sido de retos, como consecuencia de las restricciones de la pandemia por Covid-19, pero también de grandes avances en la promoción del vino ecológico y del crecimiento del certamen. “Este año no ha sido en absoluto fácil porque no hemos podido planificar a mediano o largo plazo. Pero, además, el año pasado tuvimos que reconvocar dos veces y posponer en dos ocasiones la cata técnica porque no era posible realizarla”, ha dicho.

“Lo cierto es que este año hemos tenido récord de muestras y de bodegas participantes. Hemos duplicado esfuerzos para compensar ese escenario complicado y nos ha llevado a tener récords en participación y calidad”, ha agregado.

En este sentido, ha subrayado el incremento de la participación de distintas y más variadas propuestas de vinos y bodegas. “En esta edición que nos consolida como concurso, reafirmamos nuestra intención de aportar nuestro granito de uva en la difusión de la agroecología, de la viticultura y la enología sostenible, simbiótica y de grandes productos”, ha expresado.

Los ganadores, siete referencias de vinos ecológicos imperdibles

Vinos ganadores de los Premios Ecovino 2021
Vinos ganadores de los Premios Ecovino 2021 / Fotografía: Cocina y Vino

Los siete vinos ganadores fueron presentados en una degustación facilitada por Antonio Palacios García, profesor de Análisis Sensorial de Vinos de la Universidad de La Rioja y presidente del Jurado de los Premios Ecovino 2020. A continuación, los ganadores:

  1. Marqués del Riscal. Verdejo. 2020.

En primer lugar, han presentado un vino blanco joven con aroma de gran potencia, que no ha tenido contacto con madera. Es un vino 100% orgánico que tiene una vinificación reductiva y protectora de la uva con maceración de las pieles, protegiendo las recoletas hasta que llega a la bodega. “Las técnicas ecológicas que han implementado prometen que no se pierda ningún precursor que nace en el viñedo y que protegen la copa hasta el final”, ha señalado Palacios durante la cata.

En boca, presenta sabores a hinojo, musgo y anís. Así, cumple con su rol de verdejo y con su comunicación varietal.

2. Cornelio Dinastía. Vega Vella. Rioja. 2020.

Se trata de un vino llamativo con aroma resuelto, que permite capturar la esencia de la Sauvignon Blanc; mientras que la Garnacha sirve para darle estructura y construir la boca. “Es un vino muy suntuoso, discreto y que no tiene tanta intensidad en nariz”, ha explicado Palacios.

En boca, presenta sabores a maíz, nuez, turrón, ahumados y a almendra tostada. La maceración sirve para ensamblar las dos variedades y se siente. También tiene recuerdos a yogurt láctico de limón que se queda en retronasal.

3. Señorío de Fuente Álamo. Monastrell.

Señorío de Fuente Álamo ha ganado con su rosado Gran Oro, del que, a primera nariz, no se percibe el Monastrell. En boca tiene bastante textura, con cierta tanicidad y rugosidad. Es un vino que tiene pomelo en retronasal, naranja, sandía y recuerdos de granadina.

4. Lezaun. Tempranillo. 2020.

Creado en Navarra, bodegas Lezaun ha presentado un vino de varietal tempranillo, sin productos añadidos, 00 sulfitos, elaborado de forma 100% natural. Esta referencia tiene conexión directa con la propia uva en un encuentro de aromas afrutados y principalmente de mora y frutos negros. El sabor es de pulpa, regaliz y la juanola del tempranillo, como ha reflexionado Palacios, durante el acto.

5. Tempore. Generación 76. Tempranillo. 2020.

La bodega Tempore logró entrar al cuadro final de los Premios Ecovino con su tempranillo Generación 76, que presenta una copa cereza de capa media y casi alta, que demuestra sus dos meses de crianza en barricas nuevas de roble francés.

En nariz, presenta aromas clásicos de vainilla de barrica no muy tostada con tonos de caramelo, de nata, fresa, crema de pastelería y regaliz rojo. En boca, demuestra ser un vino joven, con tanino rebelde y con cierto verdor.

6. Los Corrales de Moncalvillo. Maturana. 2018.

Bodegas Corral presenta este vino tinto con uva Maturana tinta o navarretana, que tiene un color potente y aroma expresivo, en nariz. Se observan muchas capas, con mucho peso y una esfera de vino bien armado. Se expresa con aromas licorosos a bombón inglés, chocolatina con alcohol, mentolados y, luego, de frutas. Sabores de pimienta, guinda y de roble agradable. “Es un vino limpio, goloso, graso y educado, como el vino que llega en esmoquin”, ha dicho Palacios, durante la muestra.

7. Usoa de Bagordi. Tempranillo, Garnacha y Graciano. 2018.

Se trata de un vino tinto elaborado a partir de uvas de los viñedos Bagordi más antiguos de Tempranillo, Garnacha y Graciano, recolectados a mano y con una crianza de 14 meses en barrica de roble francés y americano.

Palacios ha explicado de esta referencia que tiene un balance de uva por encima de la madera. El primer aroma es frutal, luego hay barrica. “Es un vino fresco con tanino sutil, de los vinos que tienen arte y frescura”. Tiene también una acidez por debajo de la fruta, completamente integrada, con elegancia y sutileza. 

Premios Ecovino: Vinos ecológicos con amor al cuadrado

Para seleccionar a los ganadores, el jurado de los Premios Ecovino toma en cuenta que sea un vino que no tenga ningún residuo de pesticidas. Si tienen algún tipo de producto sistémico, síntesis o fertilizantes químicos, se descalifican, por lo que el concurso certifica a los ganadores con un sello de calidad que refleje el respeto con el medio ambiente del proceso de elaboración de la muestra, tal y como ha explicado Castro.

En este sentido, ha reflexionado sobre que, en España, actualmente, existe un 11% de viñedos ecológicos, una cifra que “va subiendo muy rápidamente, casi dos puntos porcentuales por año”. “Italia nos supera porque están en el 14% de sus viñedos ya, lo que pasa es que nosotros tenemos un viñedo más grande. Este año hemos superado a Francia porque han tenido una cosecha más corta que la nuestra, pero lo normal es que sea Italia, Francia y España”, ha indicado.

El secretario general de los Premios Ecovino ha subrayado que “el vino ecológico está ganando terreno”, ya que son vinos que “están hechos con mucho cuidado y con amor al cuadrado”.