La buena nueva de Pomar: un fresco frizzante rosado

Vino frizzante rosado

Con talante veraniego, aromas a frutos rojos y notas florales, Bodegas Pomar ha sumado a su portafolio un joven Frizzante Rosado que ya se encuentra en los anaqueles de Caracas y pronto llegará al resto de Venezuela.

“Este rosé es otra niña del equipo -refiere José Gregorio Cortez, enólogo de Bodegas Pomar, la casa vitivinícola más importante del país-. Tenemos un frizzante blanco, que marca mucho los cítricos, las flores blancas, pero queríamos también algo que nos recordara las frutas rojas, la mermelada”.

Para lograrlo, explica Cortez, se acudió a un blending con uvas moscatel, malvasía y syrah. “La syrah acentúa mucho esos sabores -dice Cortez-. Así que ganamos algo de fruta, fresas, patilla, mora, con un toque floral. El frizzante es un vino ideal para el aperitivo, que va muy bien en ocasiones no muy formales de copeo. Divertido, hasta irreverente, diría yo. Un vino de relax para un clima tropical”. Asimismo, una tendencia que se impone en bares, restaurantes y terrazas del mundo durante meses calurosos. ¡Bienvenido sea!

Delicado en boca, con buen balance entre dulzor y acidez, este rosado es ideal como acompañante de entradas con sabores suaves, ensaladas frutales y postres ligeros. Por supuesto, debe servirse bien frío, a una temperatura de 8 °C.

Un par en edición limitada

Frizzante rosado y blanco de Pomar

Del semiespumoso de Pomar sólo se producirán entre 4 y 5 mil cajas al año, incluyendo tanto el blanco -que exhibe etiqueta renovada- como el rosado. “Es la única forma de garantizar calidad: 2.500 cajas en julio y 2.500 cajas en diciembre, para la segunda cosecha”, revela el enólogo.

En los viñedos de la empresa, ubicados en Carora (Lara), se llevan a cabo dos cosechas anualmente: una entre febrero y marzo, y la otra, entre agosto y septiembre. “En el ámbito de la viticultura, la vinicultura, el frizzante es lo que se llama un vino primor. ¿Qué significa eso? Que lo hago, lo fermento, lo filtro y te lo vendo lo más fresco posible. Porque lo que queremos aquí es garantizar la frescura”.

Y las burbujas también

Semiespumosos, o como dirían los españoles, “con aguja”; es decir, restos de carbónico, los frizzantes ofrecen burbujas muy sutiles.

“Cuando se arranca (con el proceso de producción del vino), al mosto de la uva se le agrega levadura, igual que a la cerveza. Allí comienza un proceso de fermentación, durante el cual las levaduras se consumen el azúcar y producen CO2”, detalla José Gregorio Cortez. Y continúa: “Si dejo que la levadura se consuma absolutamente todo el azúcar, obtengo un vino de 12 grados sin CO2. Pero cuando esa levadura va por los 10 grados, bajo la temperatura a cero. Allí detengo el proceso para que me quede fruta y atrapo algo de CO2. Un CO2 que es natural, biológico”.

En otras palabras, orgánico, con el que se logra un vino suave. “Una bebida baja en alcohol, frutosa, para socializar y muy fácil de tomar. Eso es Pomar Frizzante”.

Coordenadas: Para obtener más detalles puede ingresar a www.bodegaspomar.com.ve o seguirles por @BodegasPomarVe en Instagram, Facebook y Twitter.

También puede interesarte: La importancia de las copas que usamos para el vino