Las mentiras del vino, una ocasión desaprovechada

Mentiras del vino
Tao Platón, Antonio Tomás Palacios y Juancho Asenjo // Imagen: Madrid Fusión The Wine Edition

¡Qué gran nombre para una mesa redonda! Las mentiras del vino fue la excusa para juntar en una misma mesa a Antonio Tomás Palacios, enólogo en Crusoe Treasure y gerente de Excell Ibérica y a Tao Platón, director técnico en Península Vinicultores, con moderación del periodista Juancho Asenjo. Lo cierto es que el tema prometía, y los nombres de los participantes eran muy potentes. Pero fue una ocasión desaprovechada para generar un buen debate.

Organizada en el marco de Madrid Fusión The Wine Edition (la nueva propuesta vinícola del congreso internacional), la mesa redonda no fue más que una entrevista a dúo, lo que impidió disfrutar de la siempre interesante opinión de Juancho Asenjo.

Además, los dos ponentes, Palacios y Platón, se mostraron de acuerdo en todo, lo que quitó parte del interés a la temática. ¿No es más interesante una mesa redonda donde se disienta generando así debate?

Tao Platón y Juancho Asenjo // Imagen: MF The Wine Edition

En cualquier caso, las conclusiones fueron claras y salieron a la luz algunas mentiras y semiverdades.

Las seis mentiras del vino

  1. La mayor mentira del vino es no considerar inteligente al consumidor. Se cuentan muchas cosas que no pasan y las que sí ocurren, no se cuentan. Desde la viña al embotellado.
  2. Otra falacia es pensar que los vinos de antes eran mejores, y los de ahora son todos iguales, cuando la realidad es que hoy se puede disfrutar de una mayor diversidad.
  3. Con menor intervención humana se logran mejores vinos, pero no tiene por qué ser así. Lo cierto es que la acción humana es lo que hace un buen vino aplicando procesos de transformación.
  4. La innovación no perjudica el vino, la innovación lo mejora.
  5. No es cierto que un vino de pequeño productor sea mejor que el de producciones grandes. Hay vinos de 3000 botellas mediocres, y por el contrario, los hay de 250000 muy dignos.
  6. No es peor un vino de mezcla de variedades que uno monovarietal. Hay vinos de un solo viñedo fabulosos, pero también los hay de mezcla, y más en el arco mediterráneo.

También le puede interesar: Vino Varietal convoca a su octava edición