Isabel Mijares abarrota la sala de catas del XXI Salón de los Mejores Vinos de España

Isabel Mijares

La conocida enóloga española no pierde fuelle. En la edición XXI del Salón de los Mejores Vinos de España organizado por Peñín, dirigió la cata de la D.O. Ribeira Sacra. Una cata en la que estaba acompañada por el presidente de la D.O., José Manuel Rodríguez. ¡Y estaba abarrotada! Lo que más llamó la atención fue la cantidad de personas jóvenes escuchando y catando atentamente.

Obvio que el plantel de vinos fue de lo más atractivo. No sucede todos los días que en Madrid se puedan catar ocho vinos de la Ribeira Sacra con puntuaciones de más de 90 en la Guía Peñín. Sin contar que estos vinos son fruto de la viticultura heroica. La orografía de la Ribeira Sacra es tan agreste que la viticultura no tiene más remedio que organizarse en bancales y en pendientes de muchos grados. Ergo, los viticultores y recolectores no solo se juegan la vida vendimiando; también cuidando la vid.

Isabel MIjares
Una sala abarrotada

Los vinos catados fueron Godello Ponte da Boga 2020, Lapola 2019 (un coupage de godello, albariño y doña blanca), Abadía da Cova merenzao 2019, Rectoral de Amandi 2020mencía, Finca Cuarta por Rubén Moure mencía 2020, Coronín 2019 mencía, Promine Singular 2020 mencía y Algueira Serradelo 2016 brancellao. Todos ellos con puntuaciones de 91 a 95, no en vano estaban en el Salón de los Mejores Vinos de España.

Por qué Isabel Mijares conecta con el público

A pesar de ser una experimentada enóloga y divulgadora de la cultura del vino, Isabel Mijares es una mujer divertida, nada académica y que no sienta cátedra. Ella busca que el público se aficione al vino, pero a través del gusto, de los sentido, no de tecnicismos.

Así como hay gente del vino que consigue que el público se aleje de él, Isabel Mijares deslumbra por su sabiduría, y encandila por su cercanía.

“Nosotros, los expertos en vino, os ayudamos a descubrir algunas sensaciones, pero el gusto por un vino también te lo da las circunstancias en las que te lo bebes. Un día te gusta uno y otro, lo notas diferente. ¿Ha cambiado el vino? ¡No! Has cambiado tú o tus circunstancias”, afirma con gran criterio.

Isabel Mijares
Cata de Isabel Mijares en el XXI Salón de los Mejores Vinos Españoles

“Si un vino es frutado, como aficionados no se tiene porqué hablar más allá de las sensaciones frutales. No hace falta buscar la grosella o la fresa, no hay que hacer una cata estricta, tan solo disfrutarlo”, declara. Con frases como estas, la veterana enóloga consigue acercar al público al mundo del vino y no alejarlo.

Enemiga declarada de los maridajes, mantiene que “el matrimonio solo te da una opción, y lo demás es putiferio”. De este modo se inclina por hablar de “armonías”. También se muestra contraría a encasillar un vino con un solo plato. “Este vino marida con pichón rígido al caramelo -se mofa- o con lentejas rellenas de foie. ¿Quién se entretiene en rellenar lentejas?”.

“Los vinos tienen un gran espectro gastronómico”, concluye. Y no le falta razón.

También le puede interesar: María Isabel Mijares y su clase magistral sobre ciencia enológica y…