Gewurztraminer, la más aromática de las blancas

Gewurztraminer

La Gewurztraminer es una uva única entre las blancas por su carácter rico y perfumado. Su color también la hace inconfundible: al contrario de otras variedades blancas, los vinos que produce no son dorados o verdosos sino más bien rosados. Sus orígenes aún no han sido definidos. Según la teoría más acertada, es oriunda del norte de Italia, en donde se le conocía como Traminer. Más adelante tomó el prefijo alemán “gewurz” haciendo referencia a sus aromas. Muy famosa en Alemania, esta cepa se difundió por toda Alsacia (Francia), que formó parte de Alemania durante gran parte de su historia. En la actualidad, Alsacia es la principal productora.

Gewurztraminer

Características de la cepa Gewuztraminer y sus vinos

En una buena cosecha, esta uva da vinos con aromas característicos a lichi y albaricoque, también regala notas especiadas a clavo y jengibre. Los aromas florales y cosméticos no se quedan atrás. Esta cepa brinda un abanico de fragancias muy exóticas que la hacen única y especial.

En Francia, el momento de la recolección de esta uva siempre es un reto para los viticultores, ya que su punto justo suele durar muy poco. Si se le recoge muy temprano, pierde concentración de sabores y aromas. Por el contrario, si se pasa un poco de maduración su sabor resultará fangoso. Es por ello que en Alemania y en países como Nueva Zelanda, Sudáfrica o Chile, la Gewurztraminer se ha dado con éxito. Ya que en estos climas ha sido más fácil tanto su cultivo como su recolección. En Alemania elaboran una exquisita cosecha tardía con esta uva. Cuando logra podredumbre noble en Alsacia, se elabora un “Selection de Grains Nobles”. Un vino de postre muy denso, opulento, con aromas a naranja y mermelada de jengibre.

Actualmente se cultiva en Francia, Alemania, Austria, España y Europa del este. En Nuevo Mundo se da con éxito en Chile, Nueva Zelanda y Estados Unidos (pacífico).

También te puede interesar: El riesling seco, un aliado ideal en la mesa