Franciacorta, el terroir del método clásico en Italia

Franciacorta
Espumosos de Franciacorta - Italia

Franciacorta es una región vitivinícola localizada en la provincia de Brescia, en los bordes del lago Iseo en Lombardía, al norte de Italia. Los vinos de Franciacorta han ganado reconocimiento a escala mundial por su excepcional calidad. Este nombre define un vino, un método de elaboración y un territorio. Es la única región en Italia en donde se elaboran vinos espumosos con método tradicional o clásico y, además, con crianza de más tiempo que los de Champagne. Las uvas que se utilizan en la elaboración de estos espumosos son la chardonnay, la pinot nero y la pinot bianco.

En los años sesenta, el enólogo italiano Vittorio Moretti se percató de que el terroir franciacortino era muy parecido al de Champagne y comenzó a elaborar vino espumoso. En 1967 se produjeron las primeras 1.500 botellas con un éxito rotundo. A partir de 1995, Franciacorta obtuvo la primera DOCG (Denominazione di Origine Controllata e Garantita). Esta denominación es la más alta para vinos de calidad en Italia. Sobre sus etiquetas solo se lee Franciacorta, único término que define el territorio, el método de producción y el vino. Existen diferentes tipos de estos vinos: Millesimato (con indicación de añada), Rosé, Satén y Reserva.

Elaboración del Franciacorta

La vendimia se realiza exclusivamente a mano. Se vinifica como todo vino espumoso de método clásico. En el momento del tiraje se añaden distintas cantidades de azúcar y levaduras, para que los diferentes tipos de espumoso alcancen las 5-6 atmósferas de presión. Excepto en el caso del Satén, que no podrá sobrepasar las 5 atmósferas. Finalmente viene el período de crianza, muy superior con respecto a otros vinos, como el champagne o el cava. Los vinos de esta región llevan mínimo 18 meses, Satén y Rosé “non millesimati” (sin indicación de añada), mínimo 24 meses; “millesimati” (con inidcación de añada), mínimo 30 meses, y Riserva, mínimo 60 meses.

Existe el Franciacorta “Dosaggio Zero”. Un espumoso al que no se le añade licor de expedición (vino y azúcar) después del degüelle. El producto final es un vino espumoso seco, natural. Podríamos decir un brut nature, usando la calificación francesa.

También te puede interesar: Grandes vinos espumosos de Europa