Escupir el vino, parte importante de una cata

Cata de vino / Escupir el vino
La escupidera es un elemento fundamental en una cata de vino

Lo que en la cotidianidad puede ser un acto grotesco, en una cata tiende a ser importante y para nada mal visto. Pese a que existan detractores, escupir el vino es parte fundamental de ciertos encuentros vinícolas, pero, ¿por qué se hace esto?

El sumiller español Javier Campo explica que se trata de un proceso esencial en momentos donde se probará una gran cantidad de ejemplares, como las mencionadas catas o concursos.

A tomar en cuenta

Cata de vino / Escupir el vino
El sumiller Javier Campo explica que escupir el vino puede ayudar a apreciar mejor los aromas durante una degustación

Campo agrega que esto se hace, principalmente, por dos razones. La primera, que califica de “evidente”, está en reducir el consumo de alcohol. “El motivo más conocido o popular es que después de probar varios vinos, la ingesta de alcohol es evidente y el estado en el que quedan algunas personas es un tanto lamentable ya que no todos toleran el alcohol por igual y son muchos los factores que intervienen para que esto sea así”, indica el experto en vinos.

Asimismo, comenta en su escrito que ha llegado a oír, en ocasiones, que escupir puede ser sinónimo de cobardía. Para los menos conocedores, invita a no hacer caso de estas afirmaciones, puesto que el hacerlo también potencia otros sentidos.

Pese a indicar que no existe una opinión única al respecto, ahonda en que “no demasiadas personas saben que escupir el vino propicia el percibir mejor los aromas”. Javier Campo asegura que hacerlo “facilita la retro olfacción”.

“Cuando los que nos dedicamos profesionalmente a catar vinos, introducimos aire en nuestra boca mientras aún está el vino en ella, lo que estamos haciendo es oxigenar el vino, provocar que las sensaciones aromáticas se potencien en contacto con el aire y después de escupirlo, pasen a esos conocidos retronasales ya que, sin la función olfativa, no percibimos tampoco los sabores, solo las sensaciones y no hay que confundirlo”, aclara.

Por último, el sumiller dice que, de preferencia, debe existir una escupidera para cada persona presente en la cata y que esta debe ser oscura u opaca. En caso de que solo exista una, por educación hay que “acercarse lo máximo posible es lo más decoroso para que no salpique a nada ni a nadie”.

También le puede interesar: La copa negra, una posibilidad de divertirse con el vino