El crémant, una alternativa francesa al champagne

Vino espumoso

El crémant es un vino espumoso, de origen francés, elaborado bajo el método tradicional, en varias regiones de Francia (a excepción de Champagne). Aunque se elabora con el mismo método champenoise, originariamente recibió el nombre de crémant por su menor presión de dióxido de carbono (2-3 atmósferas). Esto daba como resultado un espumoso de burbujas menos invasivas y con mayor sensación de cremosidad en boca. Aunque, en la actualidad, los crémant pueden alcanzar la misma presión de dióxido de carbono que un champagne.

Vino espumoso

El crémant en Francia y el mundo

En Francia existen siete variedades de crémant. Comenzando por el Crémant d’Alsace, que es el de mayor producción, con aproximadamente la mitad de la cuota total. Le siguen el Crémant de Bourgogne, de Loire, de Limoux, du Jura de Bordeaux y el Crémant de Die. Fuera del territorio francés también hay vinos espumosos con la designación de crémant, como el de Luxemburgo o el Crémant de Wallonie.

La principal ventaja del crémant sobre el champagne es su precio: mucho más accesible. Aunque son vinos más ligeros y con menor potencial de guarda. La uva para los crémant es cosechada a mano y sin exceder la cantidad fijada por su AOC. Las cepas utilizadas son: pinot blanc, pinot gris, riesling, pinot noir, auxerrois, chardonnay, chenin blanc, cabernet franc, sauvignon blanc, aligoté o mauzac. Todo depende de la región en donde se elabore. Esta variedad de uvas permitidas para la elaboración del crémant lo hace mucho más versátil que su más grande competidor. Pueden conseguirse variedad de matices en un mismo tipo de vino, elaborado en regiones diferentes y con uvas distintas. Según la regulación, deben envejecer durante un mínimo de nueve meses antes de salir al mercado.

También te puede interesar: Los grandes vinos espumosos de Europa