Newsletter

Síguenos

Chenin Blanc, fragante y dulce cepa

Las tierras del valle de Loira, en Francia, dieron fruto a la variedad de uva conocida como Chenin Blanc. Actualmente es cultivada, también, en otras partes del mundo, donde puede ser llamada como Pinot Blanco, Pineau Vert, Rousselin y Tite de Crabe.

Chenin Blanc es una varietal que requiere de mucho sol para poder realzar e intensificar los sabores de la uva. De esta cepa se obtienen vinos secos, semisecos y ligeramente dulces que vuelven melosos y ricos durante los buenos años de vendimia. También se les puede encontrar como caldos espumosos, fragantes y ligeros. Esta cepa, al igual que el Chardonnay, es común verla como un vino de corte; donde se buscan sabores frutales y con buena acidez.

Una de las características del Chenin Blanc es que se trata de una cepa de cosecha tardía; otro rasgo distintivo es su alta concentración de azures, lo que da resultado a vinos con alta graduación alcohólica. Las uvas que han sido atacadas por la podredumbre noble se vuelven mucho más secas y dulces; estas uvas se utilizan para confeccionar vinos mucho más dulces, fragantes pero delicados y deliciosos en boca, ideales como caldos de postre.

Características de cata de los vinos Chenin Blanc

El Chenin Blanc es un vino ideal para disfrutarse cuando es joven; con apenas una pequeña vinificación se torna más austero. Gracias a su buena acidez, evoluciona muy bien en su paso por botella.

Cuando se degusta, puede apreciarse colores como el amarillo verdoso con reflejos dorados. Sus tonos son pálidos y delicados. En nariz se muestra con aromas que evocan la avellana, durazno, mango, miel, piña, té y notas florales. Se expresa, en boca, con sabores a manzana, durazno, nueces, avellana y miel.

Es ideal para degustarse a una temperatura de servicio de ronde entre los 10° y los 12°. Armoniza muy bien con pescados, pollo con hierbas y naranja, paellas y platos de legumbres.

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram