Tres estilos de Chardonnay que te encantarán

Chardonnay

La Chardonnay es la cepa blanca más plantada en el mundo (sobrepasando a la Airén por 500.000 acres). Esta variedad se adapta a diferentes climas y puede crecer tanto en zonas calientes (España o California) como en zonas frías (Francia y Nueva Zelanda). Por supuesto que al ser una uva blanca, la Chardonnay se da mejor en los climas fríos, debido a que es en éstos en donde conserva mejor su preciosa acidez. En aquellos climas muy cálidos, se puede obtener un vino muy frutal pero flácido.

En casi todos los países vitivinícolas se cultiva Chardonnay actualmente. Las diferencias son notables por región ya que el clima juega un papel determinante. Podemos clasificarlos en cuatro tipos según sus características organolépticas:

  • Afrutado e intenso: Generalmente los encontramos en Chile, Argentina y Estados Unidos (Sonoma County).
  • Afrutado y suave: Muy típicos de Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos (Oregon).
  • Terroso y suave: Clásicos de Borgoña, Francia. Los Chablis y Maconnais son los típicos representantes del Chardonnay francés.
  • Terroso e intenso: Generalmente los encontramos en Italia y España.
Foto: 123rf

Clasificación del Chardonnay según su método de elaboración

Cremoso, envejecido en barrica:

Si te gustan los blancos con cuerpo, este es el Chardonnay para ti. Al pasar por barrica en el proceso de elaboración y/o crianza, estos vinos adquieren un alto perfil. No sólo conservan, sino que enriquecen sus aromas frutales y además adquieren notas a vainilla, mantequilla, manzana y frutos secos.

Para encontrarlos en el anaquel, busca éstas pistas en su etiqueta: Debería indicar si es añejado en barrica de roble. En la contra etiqueta indica notas tales como vainilla, coco, mantequilla o brioche. La mayoría de estos Chardonnay debe ser consumido máximo 5 años luego de su cosecha. Aunque hay algunos franceses que se mantienen perfectos hasta por 10 años.

Cítricos sin barrica:

Este estilo se ajusta más a los amantes del blanco clásico frutal y cítrico. Son vinos jóvenes, hechos para beberse de inmediato. Destacan notas a frutas frescas: manzana verde, piña, mango. Flores blancas.

En su etiqueta tienen notas descriptivas tales como: fresco, frutal, mineral.

Espumoso:

Los espumosos elaborados con esta uva muchas veces llevan la inscripción: “blanc de blancs”, una terminología de Champagne que indica que es un blanco elaborado con uvas blancas. Muchos vinos la usan hoy en día. Estos espumosos son estructurados y ricos en aromas a miel, caramelo, manzana amarilla, avellanas y mineral.

Cuando busques este estilo su etiqueta te indicará: 100% Chardonnay. Presta atención a la clasificación; bien sea Brut, brut nature, demi sec. Esto te va a indicar el nivel de dulzor que tiene el espumoso.