Los vinos de Piamonte, Italia

Viñedo en Piamonte - Vinos de Piamonte

De una montañosa región ubicada al noreste de Italia, nacen los vinos de Piamonte. Su nombre deriva de la ubicación geográfica al pie de las montañas de los Alpes. La región está dividida por el río Po. Al sur, compuesta de colinas y laderas escarpadas, cuenta con dumerosas DOC y las DOCG de Barolo y Barbaresco. Al norte, se encuentran las colinas alpinas bajas. Los suelos son alcalinos y calcáreos. El Piamonte posee un clima caracterizado por veranos calurosos y húmedos, e inviernos fríos y largos.

Cepas Cultivadas para los vinos de Piamonte

La más importante y representativa de la zona es la Nebbiolo. Una uva nativa que produce vinos de gran cuerpo. Debe su nombre a la palabra “nebia”, vocablo en italiano para niebla. Ya que en el momento de la vendimia, la región se encuentra inmersa en una niebla densa. Las otras variedades cultivadas son la Barbera, Dolcetto y Moscato. Con las cuales se elaboran vinos de reconocimiento mundial.

Barolo y Barbaresco, los grandes vinos de Piamonte

Ambos se elaboran con la cepa Nebbiolo.

vino tinto

Barolo

Tradicionalmente, el vino se fermentaba en contacto con los hollejos durante un período que podía alcanzar los dos meses. Luego se criaba durante años en grandes toneles de roble llamados “botti”. Los vinos elaborados de esta forma tienen un afrutado intenso y alta tanicidad. Requieren al menos diez años en botella para afinarse hasta la madurez. Algunos viticultores continúan elaborando este vino majestuoso aunque sus métodos han cambiado un poco. La mayoría acorta la maceración a unos cuantos días y deja el vino durante dos años en el tonel. Estos vinos pueden alcanzar una crianza en barrica de por lo menos un año y hasta 20 años en botella.

Características organolépticas: Son vinos de rojo intenso, redondos y aterciopelados. Con una paleta aromática diversa y completa. Frutos negros, violeta, chocolate, trufa y sotobosque son algunos de sus aromas. De permanencia larga.

Barbaresco

Son elaborados en las colinas de Langhe donde el clima es un poco más seco y caluroso que el del Barolo. La reglamentación en este caso sólo exige dos años de crianza, uno de ellos en tonel. La mayoría de ellos puede pasar hasta diez años de crianza en botella.

Características organolépticas: Son vinos de intenso granate. Afrutados, con notas de violetas y especiado. De taninos y acidez marcada. Estructurados, redondos y de larga permanencia.