Vodka: bebida rusa histórica

vodka

Aunque el origen del vodka está abierto a la especulación, no hay ambigüedad en cuanto al nacimiento del mismo se refiere. Esta bebida remonta al comienzo del siglo XII. Las marcas populares son las hechas de centeno, el maíz, la cebada y el trigo después de pasar por un proceso de destilación. Preparado inicialmente para uso médico, el vodka se utilizaba para desinfectar y como anestésico rudimentaria.

Historia de su elaboración

En un principio sólo se elaboraba en Moscú, por eso hasta el siglo XVIII la vodka rusa se llamó moscovita. Al vodka de poca refinación lo llamaban “francesa del grado 14” (que equivalía al último grado de funcionarios de estado), “sivak” o“bandajlyst”. Sin embargo, esta bebida fue de baja calidad hasta la aparición de la Emperatriz Caterina II. Ella fue quien notó que los beneficios de esta industria tan provechosa eran muy escasos. Entonces permitió que se elabore este licor en las fincas de los nobles. Aquí es cuando aparece la bebida de pureza cristalina y altísima calidad. Los nobles rusos consideraban gran deshonra fabricar un producto mediocre. En una de aquellas fábricas pequeñas se inventó el método de depuración de la vodka mediante el carbón vegetal.

Expansión del vodka

Luego de la II guerra mundial, este destilado dejó de ser un producto exclusivo de Rusia, Polonia, Ucrania, países eslavos y bálticos; comenzó a producirse en países occidentales, principalmente en Estados Unidos, y su consumo se fue extendiendo mundialmente. Se expidió inicialmente como “whisky blanco”, y su slogan era “sin gusto ni olor”. Resultó muy útil para cócteles. Sin embargo, como hace notar Gordon Brown, si el vodka no se vendiese bajo ese nombre sino con el de “alcohol neutro” perdería todo su encanto. Los nombres rusos del vodka —vodca ya en sentido occidental— dan pistas sobre ese sabor suave o sobre el origen del producto. Limonnaya significa con sabor a limón, Krepkaya indica que es fuerte, Moskovskaya, que proviene de Moscú, etc.
Para los rusos este destilado era una bebida perfecta para acompañar platos de carne grasa o de pescado salado. El vodka se servía con jolodets, carne salada, lechón, creps grasos (con mantequilla, crema de leche, caviar), pelmeni, caviar de esturión o salmón, pescado ahumado o salado. No olvidaban entrantes de verduras. Entre estas se destacaban pepinos salados, setas marinadas o saladas, tomates e incluso sandías saladas.