La temperatura adecuada para consumir las bebidas espirituosas

Los cocteles tienden a ser consumidos fríos, pues a menudo son agitados con hielo, a excepción de los que se sirven calientes específicamente. Sin embargo, en el caso de las bebidas espirituosas se recomienda beberlas a temperatura ambiente o en las rocas, para que se enfríen poco a poco con la dilución del hielo. En nuestras latitudes, acostumbramos a almacenar las botellas de destilados en el congelador, pero lo recomendable es disfrutarlos a temperatura ambiente.

Temperatura de servicio para bebidas espirituosas

Cada quien sirve su bebida de la manera que más le produzca placer. Sin embargo, la sugerencia con respecto a la temperatura se hace a partir de qué es lo que mejor potencia las cualidades de estas bebidas, tomando en cuenta varios factores. La mayoría tiene que ver con qué tipo de compuestos aromáticos tiene. Aquellas más oscuras tendrán más congéneres (impurezas y compuestos aromatizantes que pueden componer el perfil de sabor). Los espirituosos envejecidos tomarán más aromas de los recipientes en donde envejecieron, por tanto serán más complejos.

La textura o la sensación en la boca también cambian con la temperatura. El vodka suele ser consumido tradicionalmente en frío. Cuando se almacena en el congelador, obtendrá viscosidad, una sensación en la boca más rica, que puede ayudar a enmascarar algunas de las durezas alcohólicas asociadas con vodkas neutros.

Por último, hay que considerar la temperatura del ambiente. El entorno de temperatura ambiente ideal para estas bebidas es algo cercano a un día de primavera fresco (24° C).

También te puede interesar: Por qué llamamos «bebidas espirituosas» a algunas bebidas alcohólicas