Newsletter

Síguenos

Sol y Sombra, un olvidado coctel español

Un coctel tan sencillo como antiguo. Aunque el Sol y Sombra no goce de la fama de antaño, sigue siendo un clásico de la coctelería española que algunos aún disfrutan.

Su nombre proviene de los únicos dos elementos que lo componen: anís y brandy. Debido a que ambos tiene coloraciones distintas, uno claro y el otro oscuro, se le dio esta denominación. Existe otra teoría, que relaciona su nombre con las plazas de toros y el contraste de color de sus asientos entre los que estaban bajo la luz del sol y los que estaban a la sombra.

Sin embargo, según explica la periodista gastronómica Ana Vega Pérez, el “Sol y Sombra lleva dando guerra desde el siglo XIX”. Esto, porque en aquellos años se le conocía de esta forma a “cualquier bebida hecha con dos licores de distinto tono o densidad“. Esto podía incluir recetas populares de la época como la de ron con marrasquino, apreciada en zonas como en Madrid, Burgos o Salamanca, o la de aguardiente de caña con aguardiente de orujo.

De hecho, también había otras formas de llamar a este tipo de bebidas de ingredentes tan distintos: “Día y Noche; Chico y Chica; Sol y Sombra”, todos fueron nombres que llegó a recibir. Incluso, hay registros de que se le llegó a conocer como “París y Londres”, lo que según Pérez “era lo mismo, pero sonaba más fino”.

Rescatando el sabor del Sol y Sombra

Coctel Sol y Sombra
La bebida tuvo mayor protagonismo durante el siglo XIX / Foto: SpanishLiquors.com

Lo cierto es que fue una bebida muy famosa entre las comunidades de bajos recursos. Con solo mezclar partes iguales de brandy y anís estaba listo para ser servido y disfrutado por cualquiera. Sin embargo, con el pasar de los años el coctel pasó a quedar “marginado”.

Incluso, poca mención se hacía del mismo en los libros de coctelería de España. Pérez indica que aunque textos como Cien Cocktails (1943) de Jacinto Sanfeliú lo mencionaban, lo hacían con otros nombres, como “Paso a Nivel”. Con el tiempo, el mismo Sanfeliú volvió a su denominación tradicional en otra publicación: El bar, evolución y arte del cocktail (1949).

El Sol y Sombra se disfruta frío, preparándolo en una coctelera con un poco de hielo para luego servirlo en una copa de brandy, como se bebe tradicionalmente.

También le puede interesar: ¿Una noche de cocteles en Barcelona? Mejor en Sips

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram