La queimada, un coctel que se conjura contra los maleficios

queima

Como sacada de una historia de cine, la queimada, además de ser un coctel parte de la tradición gallega, es una bebida a la que se le atribuyen propiedades mágicas. Muchos afirman que funciona como una protección contra los maleficios y para alejar los malos espíritus.

En muchos restaurantes de Galicia puede disfrutarse su particular ritual, que apela al fuego, para degustar luego el trago.

“Se trata de un verdadero espectáculo que se desarrolla en varios pasos. En primer lugar, se vierte el aguardiente en un recipiente de barro cocido y esmaltado y se añade azúcar, cáscaras de naranja y limón y café o vino tinto (según el gusto de cada uno). Después, con cuidado, se prende fuego al líquido para que arda y se remueve con un cucharón. A continuación, viene el paso más especial: se recita un conjuro mientras se levantan las llamas. Éste, que normalmente se realiza en gallego, invoca a brujas, diablos, espíritus, lechuzas… Finalmente, y una vez consumido el fuego, sólo te quedará probar la bebida”, reseñan en Spain.info.

¿Quiere intentarlo? Invite a unos amigos y replique la receta.

Para la queimada gallega

Ingredientes

  • 2 litros de aguardiente blanco
  • 300 gramos de azúcar (se deben reservar 2 cucharadas)
  • La cáscara de una naranja
  • 1 puñado de granos de café

Preparación

• Primero ponga en una cacerola de barro el aguardiente junto con el azúcar. Luego añada las cáscaras y el puñado de granos de café.

• Posteriormente, tome con el cucharón un poco de aguardiente de la cacerola, agréguele las dos cucharadas de azúcar que se habían reservado y préndale fuego. Cuando la llama se avive en el cucharón, aproxímela a la cazuela para que también se prenda el líquido que está dentro del recipiente.

• Antes de que las llamas se consuman debería leerse el conjuro (que se replica abajo) en voz alta.

  • Cuando el azúcar se consuma y las llamas disminuyan considerablemente, lo que indica que el alcohol se ha evaporado en su mayor parte, apague y sirva.

Conjuro

Buhos, lechuzas, sapos y brujas.

Demonios maléficos y diablos, espíritus de las nevadas vegas.

Cuervos, salamandras y meigas, hechizos de las curanderas.

Podridas cañas agujereadas, hogar de gusanos y de alimañas.

Fuego de las almas en pena, mal de ojo, negros hechizos, olor de los muertos, truenos y rayos.

Ladrido del perro, anuncio de la muerte; hocico del sátiro y pata del conejo.

Pecadora lengua de la mala mujer casada con un hombre viejo.

Infierno de Satán y Belcebú, fuego de los cadáveres en llamas, cuerpos mutilados de los indecentes, pedos de los infernales culos, mugido de la mar embravecida.

Vientre inútil de la mujer soltera, maullar de los gatos en celo, pelo malo y sucio de la cabra mal parida.

Con este cazo levantaré las llamas de este fuego que se asemeja al del infierno, y huirán las brujas a caballo de sus escobas, yéndose a bañar a la playa de las arenas gordas.

¡Oíd, oíd! los rugidos que dan las que no pueden dejar de quemarse en el aguardiente quedando así purificadas.

Y cuando este brebaje baje por nuestras gargantas, quedaremos libres de los males de nuestra alma y de todo embrujamiento.

Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego, a vosotros hago esta llamada: si es verdad que tenéis más poder que la humana gente, aquí y ahora, haced que los espíritus de los amigos que están fuera, participen con nosotros de esta queimada”.

Para finalizar, he aquí un video que recoge el particular ritual.

También te puede interesar: El soju, la bebida predilecta de los coreanos