Bloody Mary: famoso coctel característico por su color rojo

Coctel Bloody Mary

Un coctel muy conocido por sus propiedades. Un buen Bloody Mary le ayudará a llevar mejor la resaca del alcohol que haya bebido el día anterior. Se dice que lo inventó Fernand Petiot, en 1920, en el “Harry’s New York Bar” de París. Para ello mezcló a partes iguales vodka y jugo de tomate. Cuando Petiot se traslada a Estados Unidos para ser jefe del King Cole Bar en el Hotel Saint Regis de Nueva York, la receta evoluciona cuando añade sal, limón, salsa Perrins y tabasco.

Su nombre es inconfundible e inolvidable. Una historia apunta a que realmente la idea surgió cuando el barman francés sirvió este combinado de color rojo, y dos clientes procedentes de Chicago le explicaron que les recordaba a la camarera del bar Bucket of Blood, a la que apodaban Bloody Mary.

Otra versión para tan curioso nombre se inspira en la famosa reina María I de Inglaterra, apodada “Bloody Mary” por la sangrienta guerra que mantuvo con los anglicanos.

Lo cierto es que el origen de este coctel no está confirmado del todo, ya que se lo atribuyen varios bármanes de Nueva York y un barman francés.  Si nunca lo ha probado, aproveche la ocasión.

Bloody Mary

Ingredientes

  • 50 ml de vodka
  • 75 gr de jugo de tomate
  • 15 ml de jugo de limón
  • 2 chorritos de salsa Worcestershire
  • 2 gotitas de Tabasco
  • Sal y pimienta negra
  • Hielo

Preparación

  • Empezar vertiendo el vodka, con cuidado de no pasarse para que no quede muy fuerte. Luego añadir el jugo de limón, la sal, la pimienta, la salsa Worcestershire y el Tabasco.
  • Remover con una varilla o una cucharilla alargada. Finalmente completar el vaso con jugo de tomate.
  • A la hora de servir adornar esta copa con un trozo de apio o una rodajita de limón. Servir para tomar frío.

También te puede interesar: Sidecar: uno de los cocktails más famosos del mundo