Newsletter

Síguenos

La esencia del anís se disfruta en la cazalla

En muchas culturas, las bebidas anisadas dicen presente y España no es la excepción. Propia de una localidad sevillana, la cazalla es una opción ideal para quienes aman este sabor.

Su nombre se debe a su lugar de origen: Cazalla de la Sierra, un pequeño municipio en la provincia andaluza de Sevilla. Allí se elabora este licor cuyo origen podría remontarse, según algunas fuentes, al siglo XVI, y se le relaciona con los monjes Cartujos.

Descubriendo la cazalla

Licores de anís: Cazalla (España)
Al ser una bebida fuerte, la cazalla se puede rebajar con un poco de agua, algo que le da un color blanquecino / Foto: FranchoBar.com

Se elabora con la planta de anís (Pimpinella anisum) y presenta gustos que recuerdan a este insumo, además de ofrecer otros sabores herbales. Usualmente, tiene un ABV alto, que puede estar entre 40% y 45%.

Aún en la actualidad, cuando la cazalla ha adquirido cierta popularidad, su elaboración sigue siendo muy artesanal. El trato del anís como materia prima se lleva a cabo con mucho cuidado y se continúa la destilación en alambiques de cobre, algo que aseguran mantiene su esencia y calidad ancestral.

Además de disfrutarse en varias zonas de Andalucía, la bebida también ha ganando terreno en la Comunidad Valenciana. De hecho, para algunos es aquí donde realmente reina. Los valencianos la conocen como cassalla e incluso forma parte de la cultura popular, incluso en bodas y celebraciones. En Valencia, se usa la expresión una cassalleta i mo n’anem (traducido como “una cazalla y nos vamos”) como una excusa para permanecer más tiempo en un lugar y no dejar una reunión o evento social.

Cazalla o Cassalla, bebida destilada de anís
Conocida también como cassalla, asimismo es muy famosa en la Comunidad Valenciana / Foto: ValenciaPlaza.com

Varias fuentes indican que este destilado llegó a tener tal renombre, que se le denominaba a otras bebidas de anís seco como cazalla, aunque no fueran precisamente iguales.

La bebida se puede disfrutar tanto como aperitivo como digestivo. Una de las maneras más comunes de beberla es añadiendo agua y mistela, producto que combina mosto de uva y alcohol, o un chorrito de jugo de limón.

También le puede interesar: El mapamundi de los licores anisados

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram