El ritual del sake

Sake

El sake, es una de las bebidas más emblemáticas del planeta por su característico ritual, con una historia de miles de años, en países orientales como China y Japón, han desarrollado toda una serie de usos y creencias que han trascendido hasta nuestros tiempos. 

Esta bebida alcohólica, fermentada a partir del arroz, acompaña la vida de millones de personas desde los primeros días de vida; aún se mantiene en muchos lugares la tradición de celebrar o conmemorar con sake, 30 días después del nacimiento de un hijo; es entonces que los padres convocan a familiares y amigos, para presentar al primogénito, y así comenzar el primer ritual del sake en la vida del recién nacido. 

Se trata de una bebida relacionada normalmente con cuestiones positivas, se mantienen creencias de que permite mantener una buena salud y con gran ahínco se relaciona como sinónimo de la buena fortuna.

Foto: 123rf
Foto: 123rf

Actualmente, una gran variedad de regiones orientales continúan utilizando alguna de las variantes de sake, para conmemorar fechas, eventos o encuentros especiales; para lo cual es común equiparse con barriles enteros de la esperada bebida, la cual se reparte a todos los presentes, de una forma ritual; incluso los niños puedan dar pequeños sorbos, como parte de una tradición que busca repartir para todos la buena fortuna, representada por esta milenaria bebida. 

El sake ha alcanzado gran influencia en todos los niveles

Se utiliza en los andares más cotidianos, hasta en las ceremonias más sagradas, pues para algunas prácticas espirituales, como las sintoístas, el sake tiene una sacra función ritual, equiparable a la que también utilizan algunas otras religiones, a través de figuras como el “vino de consagrar”.

De esta forma el sake se mantiene presente como un elemento simbólico importante durante toda la vida en las culturas orientales, incluso, al llegar a la vejez, se realizan de igual forma rituales donde los niños y más jóvenes rinden honores a los mayores, como parte del deseo de longevidad, otra de las representaciones de esta mítica bebida, que aunque llega a tener niveles elevados de alcohol, mantiene una singular historia cargada de elementos simbólicos, que auguran siempre deseos positivos y de buena suerte.