Newsletter

Síguenos

Crab Trapper, un whiskey con sabor a cangrejo

Si la vida te da cangrejos… haz whiskey, ¿no es así? La destilería estadounidense Tamworth Distilling, aprovechando la invasión de una especie de estos crustáceos, creó la bebida Crab Trapper.

Ubicada en el estado costero de New Hampshire, la casa productora de bebidas espirituosas encontró una forma peculiar de combatir al cangrejo verde: usarlo para una bebida. Esta especie llegó a territorio norteamericano gracias a los marineros durante el siglo XIX y desde entonces se ha reproducido y ha representado un peligro para los ecosistemas locales de la región de Nueva Inglaterra, al oeste del país.

“Comúnmente considerado como una de las peores especies invasoras del mundo, el cangrejo verde pasa sus días cazando especies nativas, destruyendo sus hábitats y compitiendo por sus fuentes de alimento”, cita Tamworth Distilling en su página web.
En colaboración con la Universidad de New Hampshire, encontraron la manera de aprovechar a su favor las grandes poblaciones del animal en un whiskey o bourbon más que interesante.

Si no puedes con los cangrejos… haz Crab Trappper

Bourbon de cangrejo: Crab Trapper
La bebida tiene un perfil que resalta por sus notas especiadas / Foto: TamworthDistilling

Según Will Robinson, maestro destilador de la firma, “no existe una estrategia para controlar las poblaciones de cangrejos verdes, y no existe un mercado comercial o pesquería real para estos invasores“. Por lo tanto, Crab Trapper no solo ofrece algo diferente a los amantes de las bebidas espirituosas, sino también una solución a un problema ambiental.

Crab Trapper se elabora con una base de bourbon envejecida por cuatro años. Esto se une con un caldo concentrado de cangrejo verde, obtenido al cocinar los crustáceos, que fue mezclado con licores neutros de cereales. La mezcla también contiene una presencia importante de ingredientes como “paprika, laurel, semillas de mostaza, semillas de cilantro, semillas de eneldo, canela, clavo y pimienta de Jamaica“.

Whiskey de cangrejo: Crab Trapper
El whiskey, además de tener buena calidad, ofrece una solución a un problema ambiental / Foto: TamworthDistilling

En su web describen que su sabor tiene notas de arce y vainilla, mientras que el final puede ser bastante especiado y ligeramente salado. Cada botella tiene un ABV de 51% y se vende en presentaciones pequeñas, de apenas 200 mililitros.

Desde Tamworth Distilling defienden que el destilado no solo es de gran calidad, sino que es altamente sostenible. Afirman que sus resultados demuestran la importancia de mirar hacia la fauna y flora locales, que pueden tener un gran potencial como ingrediente.

También le puede interesar: Brian Marshall, el coleccionista que odia el whisky

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram