Newsletter

Síguenos

Becherovka, el licor insigne de los checos

En la hermosa República Checa, los lugareños gustan y gozan de tomar becherovka, un licor caracterizado por sus sabores especiados.

Para los checos, se trata de una bebida agridulce que representa un patrimonio nacional. Su historia se remonta a inicios del siglo XIX, específicamente al año 1807. Fue creado por Josef Becher, un farmacéutico del pueblo de Karlovy Vary, en la región de Bohemia.

Según las informaciones, la intención de Becher era hacer un remedio para curar dolores estomacales. Su invención fue todo un éxito y miles de personas de diferentes lugares acudían a su pueblo buscando el producto. Con el pasar de los años, empezó a consumirse como un licor y las ventas se dispararon a nivel nacional y a los países vecinos.

Identidad checa

Becherovka licor de República Checa
Ha ganado popularidad en el mundo recientemente

Aunque su composición exacta es un secreto de los productores, se describe como un “equilibrio perfecto entre aproximadamente 20 hierbas, especias, aceite de naranja, agua pura de la región de Bohemia y aguardiente de alta calidad que incluye destilado de vino y azúcar”.

Para su elaboración, las hierbas, algunas de origen local, se recogen delicadamente con la mano para luego echarse en tanques con alcohol. Posteriormente, la mezcla pasa por un proceso de maceración en caliente, para extraer las propiedades de cada ingrediente. Finalmente, se dejar enfriar y reposar durante meses en barricas de roble.

El becherovka tiene un ABV de 38% y se suele tomar muy frío, como digestivo. Algunos expertos aseguran que “agradecerá probarlo luego de cualquier comida». También es usado en una gran variedad de cocteles y bebidas calientes durante el invierno.

¿Un coctel para disfrutarlo? El Beton. Esta es una preparación tan clásica como sencilla, que solo requiere 40 mililitros del licor y 100 mililitros de agua tónica. Solo hay que unir ambos componentes en un vaso alto con hielo y ya estará listo para combatir los días calurosos. Recomiendan agregar trozos de frutas cítricas o hierbas aromáticas para mejorar la experiencia.

En los últimos años, el licor checo se ha hecho popular a nivel internacional y es exportado a varios países europeos, así como de otros continentes, como Estados Unidos y Australia.

También le puede interesar: Mucho más que tequila: bebidas derivadas del agave

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram