Todo un reto: Snake Venom, la cerveza más fuerte del mundo

Snake Venom
Foto vía: Barny's Craft Beers

En la pequeña ciudad de Keith, en Moray, Escocia, se encuentra la cervecería Brewmeister, fundada en 2012. Se ha hecho popular por producir la cerveza más fuerte del mundo. Se llama Snake Venom y cuenta con un ABV de 67,5%. Sí, así como lo lee, su grado alcohólico es ese, 67,5%, más que un whisky, ron, tequila y otras bebidas.

Ya de entrada su nombre intimida. Pero no, no hay veneno de serpiente en esta espumosa que es verdaderamente fortísima, no apta para ser consumida por cualquiera.

Es elaborada con levaduras de cerveza y de champán. Su composición introduce también malta de turba ahumada. Todo ello es sometido a un proceso de congelación durante la fermentación. A través de este método eliminan los cristales de hielo, que al final son agua, de forma que la concentración de alcohol sea mucho mayor.

Todo esto se traduce en que estamos ante una cerveza tan fuerte que no puede carbonatarse

Beberla con cuidado

Sus creadores aseguran que la Snake Venom ofrece al catador una experiencia extraordinaria. Emerge en el vaso luciendo una capa de color negro intenso y producto. Aparte de que no genera espuma.

En nariz, precisan que es muy afrutada, con un intenso aroma de levadura. Mientras que, en boca, obviamente es donde esta cerveza extrema libera toda su complejidad. Tiene notas con sabor a limón, manzana y cereza. “Todo está relativamente equilibrado sin que el alcohol incordie el resto de la degustación. El final muestra un matiz de alcohol y de amargor”.

La cervecería Brewmeister realiza un seguimiento regular de la fermentación para garantizar una cerveza con este grado de alcohol, que repetimos, es 67,5%.

Algunos que han probado la Snake Venom han comentado que “quema la garganta” y que “es verdaderamente fuerte en boca”.

Esta botella de 35 mililitros advierte en su etiqueta que no debes excederte en el consumo de alcohol. Incluso, tiene un precinto que deja claro que algo serio esconde. Esto por aquello de que alguien se le ocurra beberla como una cerveza tradicional, lo que sencillamente no se puede. Su costo ronda entre los 70 y 80 dólares.

También le puede interesar: Phood Kitchen, el primer restaurante acuapónico