Té, dos opciones frías y caseras para salir de la rutina

té frío

El té se ha cultivado en China desde hace más de dos mil años, y desde hace mucho tiempo es de las bebidas más populares del mundo. Siempre se ha considerado beneficioso, y su contenido de cafeína es la mitad que el del café, por lo que es un estimulante suave.

En sí, el té es un arbusto de hoja perenne que crece en zonas montañosas subtropicales y tropicales. Existen miles de tipos y la diferencia básicamente radica en la zona donde se cultiva, cómo se recolecta y en el proceso de preparación.

Por ejemplo, el negro, es un tipo de té que se ha fermentado por completo y tiene ese color. Cuando se prepara el agua adquiere un color ámbar oscuro. Durante el proceso de preparación algunos de ellos son ahumados para darles más sabor.

El verde no está fermentado y se prepara secando al sol las hojas tiernas y después pasándolas por el fuego en un wok especial o ligeramente al vapor. La vaporización de las hojas hace que desaparezca el sabor amargo del té.

Té frío con menta, limón y jengibre

té frío

Esta preparación rinde para 6 vasos y es un estupendo depurativo y reconstituyente.

Ingredientes

4 cucharadas de hojas de té de menta
8-10 rodajas de jengibre
½ taza de hojas de menta
2/3 de taza de azúcar
6 tazas de agua
1 taza de jugo de limón
Rodajas de jengibre y hojas de menta extra

Preparación

Ponga el té, el jengibre, la menta y el azúcar en un bol.
Lleve el agua a ebullición en una olla. Vierta el agua hirviendo encima de la mezcla y deje en infusión durante 8 minutos, después cuele. Mezcle el jugo de limón con el té y deje en la nevera unas 2 horas o hasta que esté bien frío.
Vierta el té en una jarra enfriada previamente y agnada las rodajas de jengibre y las hojas de menta extra
Sirva en vasos con hielo

Con durazno y albahaca

Ingredientes (6 vasos)

2 cucharadas de hojas de té verde
1 taza de hojas de albahaca
2 cucharadas de hojas de menta
½ taza de azúcar
5 tazas de agua
4 duraznos grandes, trituradas y colados
Rodajas de durazno y hojas de albahaca extras

Preparación

Ponga el té, la albahaca, la menta y el azúcar en un recipiente. Hierva el agua en una olla. Vierta el agua hirviendo por encima de la mezcla y deje unos 6-7 minutos, cuele. Mezcle el puré de durazno y deje unas 2 horas en la nevera o hasta que este bien frío.
Vierta en una jarra con rodajas de durazno y hojas de albahaca extra, y sirva en vaso con hielo.
Nota: puede sustituir el durazno por melocotón o nectarina.

También le puede interesar: Kombucha, la bebida ancestral china que no pasa “de moda”