Newsletter

Síguenos

Servir una taza de té con todo el glamour

Antes de servir una taza de té, conozcamos un poco este milenario producto. Son muchos los millones de personas quienes disfrutan a diario de una taza de té. ¿Sabe usted que el té es la bebida más consumida del mundo, tras el café? Aparte de tener un agradable sabor, su consumo es beneficioso gracias a sus propiedades antioxidantes. En contra de lo que muchos creen, solo hay una variedad de planta de té, la camellia sinensis, de la que se extraen las cuatro presentaciones de té existentes: negro, verde, blanco y oolong. El resto de infusiones no son té, son infusiones de otras hierbas.

Campos de té
Campos de té // Foto: Quang Nguyen Vinh-Pexels

La planta del té es originaria de China, y en los países asiático el té es una bebida mucho más popular que el café, y su consumo se remonta a muchos siglos atrás. En la cultura occidental, los mayores difusores de la cultura del té son y han sido, desde hace muchos años, los británicos. Gracias a ellos, tomar una taza de té puede convertirse en un acto con todo el glamour british. ¿Sabe cómo servir una taza de té? ¡Se lo contamos!

Decálogo para servir una taza de té

  • Lo ideal es tomar el té a granel, pero si opta por consumirlo en bolsitas, nunca deben introducirse en la taza. Lo correcto es ponerlas en la tetera.
  • El té se bebe solo, con una nube de leche o con unas gotas de limón.
  • No se exceda al servir el té: nunca debe de quedar al ras en la taza.
  • SI opta por tomar el té con unas gotas de limón, al exprimirlo límpiese con la servilleta.
  • SI prefiere el té con una nube de leche, esta se vierte una vez el té esté en la taza.
  • Para servir el azúcar, utilice la cucharilla del azucarero. Por el contrario, para disolverla, use su propia cucharilla, evitando golpear la taza al remover.
  • Nunca se debe beber con la cucharilla dentro de la taza. Retírela tras disolver el azúcar o el edulcorante.
  • Las tazas deben de cogerse por el asa, utilizando las yemas de los dedos índice, corazón y pulgar, y el anular y el meñique recogidos.
  • Al igual que con la sopa, no se debe de soplar el té para que se enfríe. Déjelo reposar hasta que alcance una temperatura a su gusto.
  • Nunca debemos abrazar las tazas con nuestras manos.
  • Beba a pequeños sorbos, evitando ruidos innecesarios.
  • En el té no debe de mojarse nada. No es una taza de chocolate: las galletas o las pastas se toman secas.
  • SI toma el té sentado, solo debe levantar la taza.
  • Si toma el té de pie, debe levantar la taza acompañándola del plato con cucharilla incluida, utilizando ambas manos (la taza siempre en la mano dominante).

También le puede interesar: La historia milenaria detrás de una taza de té

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram