Newsletter

Síguenos

Dongfang meiren, el té insigne de Taiwán

Si se es un amante del té, siempre hay algo nuevo que probar y descubrir. Una de las tantas variantes para gozar de su sabor es el dongfang meiren, de los más famosos en tierra taiwanesa.

Se trata de un té tipo oolong, semi-oxidado. Fuera de la nación asiática, este té es conocido y comercializado bajo los nombres de “belleza asiática”, “champán oolong” u “oolong de punta blanca”.

Una de sus características es que suele estar mucho más oxidado que el oolong. Además, que en su producción es esencial la labor de la Jacobiasca formosana, un tipo de saltamontes que se alimenta de las hojas.

Los detalles del dongfang meiren

Té Dongfang meiren
La clave de su sabor está en dejar que las hojas sean parcialmente comidas por insectos / Foto vía: TheChaTong.com

La recolección del dongfang meiren se realiza, precisamente, durante la temporada más fuerte del insecto, en el verano. Esto, porque su mordida hace que la planta desarrolle una respuesta química que es clave en su sabor.

Estos componentes que libera, llamados terpenos, hacen que esta variedad ofrezca notas florales, afrutadas y dulces que pueden, incluso, recordar a la miel. Es por esto que los sembradíos de este té suelen ser muy naturales y libres de insecticidas, pues la presencia de la Jacobiasca formosana es vital para que el producto llegue a su punto óptimo.

El dongfang meiren es originario de la región de Hsinchu, donde se cultiva en las zonas montañosas. La producción comenzó a finales del siglo XIX, cuando el té oolong comenzara a llegar a Taiwán en grandes cantidades, lo que dio pie a esta variante.

Una bebida que destaza por su dulzor

Desde hace unas décadas, su consumo fue creciendo en otras fronteras, teniendo gran impacto en Europa durante los años 60. Algunas fuentes indican que esto fue gracias a la reina Isabel II de Inglaterra. Amante del té, se dice que al probarlo habría quedado enamorada de su sabor, bautizándolo como “belleza oriental”, cuya traducción al chino es dongfang meiren. Sin embargo, otras fuentes indican que la historia es totalmente falsa y que solo se trató de una movida para promocionar el producto.

Dongfang meiren té taiwanés
Sus sabores son dulces y recuerdan a la miel, frutas y flores / Foto vía: Oolongtime.com

Entre las recomendaciones para prepararlo, resalta que el agua debe estar a una temperatura entre 80°C y 85°C, algo más bajo que en el oolong tradicional. Asimismo, se aconseja dejar en remojo las hojas por unos dos minutos. Al ser de sabores marcados, las hojas se pueden reutilizar un par de veces.

El té es de altísima calidad y cada vez es más común encontrarlo en mercados de tipo asiático en diferentes países. Por lo que si se tiene la posibilidad de disfrutarlo, valdrá la pena.

También le puede interesar: Preparar té tiene su ciencia. Aquí te lo explicamos

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram