Newsletter

Síguenos

El barismo y el maravilloso arte del café

Una profesión que muchos, por una u otra razón, comienzan a considerar cada vez más, el barismo se abre paso como una tendencia que gana terreno en todo el mundo, gracias a que gira en torno a una de las bebidas que más pasiones genera: el café.

Conocedores a fondo de este amado rubro manejan a cabalidad muchos métodos, técnicas y conocimientos generales del oscuro elixir. Un buen barista es capaz de trabajar la materia prima a la perfección para obtener grandes resultados.

En Venezuela cada vez son más los que se animan a formarse en este grandioso oficio. Solo de la Accademia del Caffé Carbone Espresso, que dirige Pietro Carbone, han salido cerca de 19.000 baristas a lo largo de unos 10 años. Algunos trabajan actualmente en el exterior, y otros ejercen con dedicación en el país.

Pero, a pesar del auge reciente, aún existen dudas acerca de esta actividad. ¿Qué es el barismo y qué significa ser barista? Nosotros mismos quisimos averiguarlo intentando un curso básico que, por supuesto, arranca desde lo elemental.

El término y su origen

Barismo Academia del Caffé Carbone Espresso
Foto: Cortesía @carbonespresso

La palabra que refiere a la práctica de esta profesión proviene de una de las principales naciones promotoras del café como se le conoce hoy en día: Italia. En primera instancia, este vocablo se utilizó para hacer contraposición a la palabra bartender. De tal manera que su concepción inicial era para hablar de cualquier persona encargada de una barra y responsable de hacer bebidas.

Sin embargo, con el tiempo diferentes elementos culturales llevaron a que se usara únicamente para los encargados de preparar café y sus diferentes versiones. Actualmente, hablar de un barista es hablar de un especialista en ese brebaje tan especial y querido en cada rincón del planeta. Se usa para quienes, a partir de este insumo, elaboran una gran cantidad de derivados, sean tradicionales o innovadores.

Quien ostente dicha distinción debe estar empapado de una gran experiencia, tanto teórica como práctica, en esta área. Es necesario conocer el rubro desde sus orígenes históricos, así como sus variedades y los procesos de tratamiento del grano. Además, es requisito vital estar al tanto de las distintas maneras de preparar una buena taza: desde el tradicional espresso, hasta otras técnicas, como el sifón, aeropress, chemex, prensa francesa, la popular greca y más.

Formarse en barismo, una gran idea

Barismo Academia del Caffé Carbone Espresso
Foto: Cortesía @carbonespresso

Según el historiador venezolano Víctor Moreno, el café es el segundo mayor producto de exportación del mundo. A raíz de ello, comenta el profesor, todo lo relacionado con el café “tiene que ser un gran negocio”. Además, resalta la connotación innata de la bebida relacionada con el trabajo, la cordialidad y las buenas conversaciones.

Aunado a esto, las cifras mundiales de su consumo también avalan su idea. Los datos para 2017 indican que en países como Finlandia y Noruega se consumió un aproximado de 12 y 10 kilogramos per capita, respectivamente.

Por otro lado, es una industria en constante crecimiento, que cada vez toma más conciencia de la importancia de la profesionalización en el sector. Los consumidores son más y más exigentes con lo que beberán, por lo que la calidad es algo fundamental. Este último aspecto de excelencia solo se consigue a través de la formación rigurosa.

El aroma de la experiencia

Barismo y café

Adentrarse en un curso de barismo, en este caso en la Accademia del Caffé Carbone Espresso, es una experiencia gratificante y esclarecedora. En primer lugar, se debe conocer el recorrido histórico del protagonista: informarse sobre su trayectoria desde su lugar de génesis, Etiopía, hasta nuestros días, ayuda a entender su evolución.

Asimismo, representa una gran oportunidad para aprender más de los calientes e infaltables sorbos cotidianos, bien porque es una profesión que nos atrae o, simplemente, porque sentimos fascinación por el tema. Además, en la práctica, se genera la oportunidad de degustar una variedad de tazas preparadas por el mismo participante, y disfrutar de la particularidad de cada técnica.

Desde las proporciones exactas, el uso correcto de las máquinas y utensilios, hasta los protocolos necesarios y las medidas de higiene son parte de esta área. Poco a poco se dan los pasos para desterrar errores tradicionales que impiden alcanzar el café perfecto, partiendo de dos versiones sumamente sencillas pero primordiales para cualquier paladar: el espresso y el capuccino.

Una buena taza es todo el arte

Barismo Academia del Caffé Carbone Espresso

Por supuesto, ser barista tiene muchas aristas que el aprendiz irá desenmarañando mientras avanza. El objetivo es alcanzar la perfección para poder sacar el máximo provecho a las propiedades organolépticas de la bebida. Incluso se puede llegar a ser un artista de la espuma con el vistoso arte latte, que genera diversas figuras con el uso de la leche.

Tomar la decisión y alistarse en un programa de preparación es una opción sin pérdida para adentrarse en una taza caliente de negro placer. Bien lo dice el propio Pietro: ¡Café y vida!

Coordenadas: Para información sobre los cursos que imparten en la Accademia del Caffé Carbone Espresso, pueden visitar su página web: carbonespresso.com

También le puede interesar:  La vuelta al mundo en una taza de café

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram