Newsletter

Síguenos

Las uvas son nutritivas, revitalizadoras y regeneradoras

La utilización de uvas en la producción de pasas y vino estuvo muy difundida en la antigüedad. La vitis vinifera es la especie originaria de la mayor parte de producción moderna de esta fruta. Fue llevada al Nuevo Mundo por Cristóbal Colón en 1492 y de nuevo los españoles y portugueses a América del Norte y del Sur.

Este es un alimento único por su valor nutritivo, que contiene un nivel medio de azúcares, que van desde los 11,3 g por cada 100 g, siendo la blanca la de más baja concentración, hasta 21,3 g / 100 g de la borgoña. El resto de variedades oscilan los 16,7 y 18 g de azúcar por cada 100 g.

Y es que las uvas son revitalizadoras, limpiadoras y regeneradoras, ideales para convalecencias y buenas para la anemia, fatiga y trastornos como artritis, gota y reumatismo, que pueden ser la consecuencia de una mala eliminación.

Esta fruta, que solo aporta 70 calorías por cada 100 gramos, y su índice glucémico no es alto, es rica en fibra de hidratos de carbono que son asimilados rápidamente, contiene vitamina C, tiene minerales como potasio, cobre, hierro, calcio, fósforo, magnesio, azufre, manganeso y selenio.

Hay más

Uvas

Adicionalmente, es antioxidante, antiinflamatoria, desintoxicante, favorece el buen estado de las arterias y el corazón, aparte de ser diurética.

Por ejemplo, Mahatma Gandhi, tomaba jugo de uva durante sus ayunos. Desde ese entonces, ha servido también para tratar indisposiciones, problemas epiteliales y trastornos del sistema urinario. Hay quienes recomiendan un ayuno de dos días cada 10 días a base es esta fruta para perder peso. Siempre es bueno, sin embargo, consultar con su médico de confianza.

Muchos naturópatas creen que se debe comer sola, pues fermenta rápidamente en el estómago. O masticarla en caso de infección de encías.

Un dato interesante es que las uvas contienen mucho más componentes aromáticos que las demás frutas. Los más importantes son los taninos astringentes, flaconas, antocianinas rojas, linalol, geraniol y nerol. Todos ellos le confieren su valor protector contra el cáncer.

Al comprarlas, es esencial lavarlas con mucho cuidado en agua caliente.  

También le puede interesar: Errores que cometemos en la cocina… sin saberlo

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram