Las verdades sobre el consumo de sal

Sal

Un componente químico que ha estado presente en toda la historia de la humanidad. Un condimento fundamental en cualquier cocina del mundo. La sal forma parte de la dieta común y necesaria de cualquier ser vivo. Sin embargo, existen algunos mitos y dudas sobre cómo y cuánto se debe consumir.

La ingesta de sal debe ser respetada. Es necesaria, pero, como muchas cosas, en exceso puede ser perjudicial.

Algunas funciones si se ingiere con cautela

  • Es necesaria para la retención de líquidos.
  • Permite la transmisión de impulsos nerviosos con mayor facilidad.
  • Regula el ritmo del músculo cardíaco.
  • Regula la presión arterial.
  • Previene calambres musculares.
  • Facilita la absorción de nutrientes en el intestino.
  • Evita la osteoporosis.
  • Mantiene la libido.
  • Equilibra los niveles de azúcar en el cuerpo.

¿Cuánta sal es necesaria?

Sal

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elaboró una explicación detallada de cómo debe ser el consumo ideal de sal para evitar cualquier inconvenientes por exceso. Lo recomendado es que, en adultos, la cantidad diaria sea igual o inferior a 5 gramos, preferiblemente entre 2 y 3 gramos. Mientras que, normalmente, una persona ingiere entre 9 y 12 gramos al día.

La OMS señala que la gran mayoría de los alimentos ya poseen sodio de manera natural, por lo cual es posible prescindir de añadirles más para condimentar. Como medidas para reducir la presencia en los alimentos, aconsejan evitar agregarles sal, no colocar saleros en la mesa y evitar snacks muy salados.

La OMS también aclara algunas creencias sobre la importancia de este compuesto. Argumentan que un alimento con mucho contenido de sal no necesariamente debe poseer las cualidades de sabor que esta otorga. Además, que los alimentos pueden ser igual de apetitosos y ricos sin tanto sodio. Y, por último, advierte que no solo las personas mayores deben preocuparse por regular las cantidades que ingieren, ya que las consecuencias pueden presentarse en cualquier momento.

Consecuencias de abusar…

  • Es una de las principales causas de accidentes cerebrovasculares.
  • Produce insuficiencia cardíaca e infartos.
  • Dificulta la función de los riñones.
  • Empeora los síntomas del asma.
  • Favorece el sobrepeso.

Este condimento forma parte innegable de la cocina. No se debe apartar de la dieta, pues, además de aportar su sabor a los alimentos, es necesaria para ciertas funciones importantes del organismo. El consumo consciente es la única herramienta para poder saborearla sin miedo alguno.

También le puede interesar:  Pan blanco o integral, ¿cuál es más saludable?

Con información de OMS y Botanical