Newsletter

Síguenos

La nuez es buena para el colesterol alto

La nuez es un fruto seco con elevado porcentaje en lípidos, entre los que destaca la presencia de ácidos grasos poliinsaturados. De éstos, el principal representante es el ácido linolénico y, en mucha menor cantidad, el ácido linolénico. Aparte, contiene gran cantidad de proteínas, pero su contenido en agua es bastante escaso.

Y sí, la nuez resulta un alimento bastante nutritivo y de elevado valor calórico. Ahora bien, si las nueces tienen un alto contenido graso, ¿por qué son beneficiosas en el caso del colesterol alto o hipercolesterolemia? Esto se debe precisamente a que los lípidos de su composición están formados principalmente por ácido linoleico, que ayuda a reducir los niveles  de LDL-colesterol o colesterol malo en la sangre. Además, la nuez también contribuye a reducir los niveles de presión arterial. Sin embargo, siempre será mejor que lo consulte con su médico.

Como hemos dicho antes, este fruto es nutritivo y muy calórico, se debe consumir de manera moderada, sobre todo, en casos de obesidad o en personas que sigan una dieta de adelgazamiento. Por el contrario, en casos de alimentación deficitaria, personas inapetentes o convalecientes, se aconseja incluirlo moderadamente en la dieta para enriquecer las comidas.

Al igual que el resto de los frutos secos oleaginosos, la nuez se puede incluir en la dieta en casos de diabetes, pues producen un ligero efecto hipoglucemiante. Por ser bajo en sal, se pueden incluir también en la dieta de los hipertensos.

Eso sí, tenga en cuenta que no se recomienda consumirlas verdes crudas, por su contenido de ácido cianhídrico en su composición. En cualquier caso, las nueces verdes se pueden comer encurtidas, proceso por el que queda eliminado dicho tóxico.

Cómo conservar la nuez

Nueces
El fruto seco es muy popular durante las fiestas navideñas / Foto: 123rf

La mejor forma de conservarla la nuez es en un recipiente herméticamente cerrado, en un lugar fresco y seco. Las grasas de este fruto seco se oxidan con facilidad, por lo que si se las deja almacenadas mucho tiempo pueden adquirir un sabor rancio. La tendencia al enranciamiento es mayor en el caso de las nueces troceadas o molidas, ya que tienen mayor superficie de contacto con el aire.

Sepa también que las nueces con cáscara se conservan durante dos a tres meses. Las descascarilladas deben guardarse en la nevera para retrasar precisamente el enranciamiento. En ese sentido, pueden conservarse durante seis meses aproximadamente. También se pueden congelar, con o sin cáscara.

También le puede interesar: Una alimentación saludable no es pasar hambre

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram