Newsletter

Síguenos

La alcachofa, una hortaliza con propiedades digestivas

La alcachofa es un alimento poderoso. Quizás no sepa que es una bendición para la digestión y un estimulante de la vesícula biliar y el hígado. También es un excelente diurético, que favorece la orina y alivia los trastornos urinarios.

Y es que esta hortaliza es rica en una sustancia química amarga llamada cinarina, encargada de facilitar la digestión y de impulsar la función hepática y biliar. Se incluye en el primer plato de una comida abundante, pues estimula la producción de bilis, que facilita la digestión de la grasa.

En ese sentido, podríamos decir que la bilis funciona igual que el lavavajillas con los platos grasientos. Es decir, descompone la grasa en glóbulos diminutos, aumentando la superficie expuesta a los jugos gástricos.

Los herbolarios utilizan extractos de alcachofa para la hipertensión, y también se sabe que ayuda al organismo a eliminar el colesterol. Además de sus propiedades diuréticas, la alcachofa es un purificador y desintoxicador; lo que la hace aconsejable para personas que sufren de gota, artritis o reuma.

La alcachofa, algunas consideraciones

Alcachofa
La alcachofa actúa como diurético / Foto: 123rf

Si las encuentra frescas y tiernas, las puede consumir crudas (si son muy pequeñas) con un poco de aceite de oliva para sacar el máximo provecho de sus propiedades curativas, o salteadas con pasta, por ejemplo.

En caso que las alcachofas sean grandes, deben hervirse y comerse calientes o frías. Eso sí, no se recomienda consumirlas luego de 24 horas después que fueron cocidas, para evitar así problemas intestinales.

La alcachofa también contiene una sustancia que se llama inulina, en lugar de almidón. Al igual que la fibra, ésta no se fragmenta durante la digestión, sino que fermenta por acción de las bacterias en el intestino grueso (colon), por lo que pudiera producir flatulencias. Sin embargo, la inulina reduce la concentración de azúcar en la sangre tras las comidas, por lo que favorece el equilibrio de la flora intestinal.

Entre sus propiedades alimenticias, la alcachofa es rica en sodio, potasio, fósforo, calcio, magnesio, hierro. También en diversas vitaminas, entre las que destacan, B1, B3 y la C.

También le puede interesar: Coliflor, una hortaliza a la que no hay que tenerle “miedo”

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram