Newsletter

Síguenos

Higos, aliados de la energía y la digestión

Los higos son apreciados por la humanidad desde los tiempos más remotos. Existen numerosas referencias bíblicas que atestiguan su valor alimenticio, medicinal y como símbolo de abundancia.

Hay centenares de variedades, cuyos orígenes provienen de las hojas relacionadas con Adán y Eva. Se cree que proceden de Siria, si bien hoy en día se cultivan en un gran número de países.

En la Antigua Grecia, los atletas olímpicos comían higos para aumentar su resistencia. En la India consideran sagrada la higuera y una variedad de higo se utiliza mucho en la medicina ayurvédica.

Higos

La ciencia moderna demuestra que esta fruta es una buena fuente de benzaldehído, un agente anticancerígeno. Contiene enzimas curativas, flavonoides y una conocida como ficina, que al suavizar los alimentos proteicos, ayuda a la digestión, así como al estreñimiento y otros problemas digestivos.

Los higos también son ricos en sustancias nutritivas fáciles de digerir, como hierro, potasio, betacaroteno, fibra soluble e insoluble y energía. En Asia se consideran un poderoso afrodisíaco. Bien sea frescos y secos, o en jarabe, son un laxante excepcional.

Algunas de sus variedades son redondas y otras tienen forma de pera, cambiando de tamaño considerablemente. Al comprarlos, descarte los frutos que presenten una piel con manchas o golpes. Deberían tener un aspecto rechoncho y estar un poco blandos. También se venden higos secos.

Un postre distinto

Higos

Existen muchas opciones para rellenar los higos y lucirse con un postre diferente y sorprender a sus invitados, cuando sea el caso. Es fácil de hacer. Puede echarles arequipe o dulce de leche, mermelada, queso crema, queso de cabra de untar, y agregarles miel y frutos secos, por citar solo algunos ejemplos. Es cuestión de gustos realmente.

Lo que sí debe tener claro es retirarle los rabitos duros a la fruta. Cortar una cruz desde la parte superior hacia la base, hasta la mitad y abrirlos en forma de pétalos. Pudiera utilizar higos secos blandos.

Lo recomendable es guardar sus higos rellenos en la nevera, en un recipiente tapado. Evite en lo posible que estén más de dos días. Sáquelos y déjelos reposar a temperatura ambiente antes de servirlos.

Remedios rápidos

Higos

Los higos se utilizan para curar furúnculos, abscesos y flemones. Meta uno fresco en el horno durante media hora, pártalo por la mitad y aplique la pasta caliente en la zona inflamada.

Para sanar verrugas, obtenga el jugo de una hoja o tallo, que deberá aplicar en esa zona. Cubra antes la piel que la rodea para evitar la irritación y póngase guantes para sacar el látex. Unas horas después aparecerá un anillo de piel inflamado alrededor de la verruga, que irá arrugándose y cayéndose poco a poco.

También le puede interesar: Las anchoas, bajas en calorías y de intenso sabor

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram