Newsletter

Síguenos

Las ensaladas saludables no tienen por qué ser aburridas

Las ensaladas saludables siempre serán un plato llamativo y colorido. Aparte de ser nutritivas, equilibradas, ligeras y ricas, resultan una opción ideal para una comida liviana. Y más en estos tiempos, que se han convertido en tendencia hacia una vida más sana.

En estos tiempos, no sólo se habla de una simple guarnición, sino que una ensalada completa es, por sí sola, un plato principal. Además, tiene una interesante ventaja: nos permite crearla según nuestros propios gustos.

Hacer ensaladas saludables no tiene que ser algo aburrido, sino que pueden ser sabrosas y nutritivas. Por ejemplo, las de hojas verdes contienen pocas calorías, pero un gran aporte mineral. El color se debe a la alta concentración de clorofila.

Lavar los vegetales y las verduras es muy importante
Lavar los vegetales con sumo cuidado es un paso fundamental / Foto: 123rf

Las que son amarillas y anaranjadas contienen betacarotenos, sustancias que en el cuerpo se transforman en vitamina A. La zanahoria es su máximo exponente. A diferencia de las verduras rojas o transparentes, como el tomate o la cebolla, que concentran gran porcentaje de vitamina C.

En el caso de las raíces y tubérculos son muy versátiles, pudiendo adaptarse a los diferentes sabores que se les otorgan al prepararlos.

Para ensaladas saludables tenga en cuenta

Debe tener claro que los vegetales que crecen en contacto directo con la tierra (zanahorias, rábanos, batatas, etcétera), deben lavarse. Hágalo con sumo cuidado, sobre todo, las que tienen hojas.

Eso sí, ante de todo, es indispensable que a los tubérculos les haga una especie de cepillado antes de comenzar la cocción. Limpiarlos al igual que las hortalizas, con agua caliente, amplia su vida útil. ¿Sabes cómo desinfectar bien frutas y hortalizas?

Hervir los vegetales cuando el agua está en su punto de ebullición, para conservar vitaminas y minerales
Lo recomendable al hervir los vegetales es introducirlos cuando el agua está en su punto de ebullición / Foto: 123rf

También debe guardar los vegetales en lugares frescos y sin contacto con la luz del sol. De esta manera, se evitará que sufran pérdidas importantes de nutrientes y que se vuelvan mustios. Por ejemplo, en la parte menos fría de la nevera se conservan por más tiempo (varios días).

Un dato importantísimo: cuando vaya a hervir los vegetales, introdúzcalos en la olla una vez que el agua está en su punto de ebullición. Cocínelos con su piel y, en lo posible, enteros. Así evitará que se pierdan sus vitaminas y minerales, y tenga ensaladas saludables.

Más datos de utilidad

Otros de los consejos, si tiene tomates que no están maduros, puede acelerar ese proceso. Para que luzcan rojos y frescos, lo ideal es colocarlos dentro de una bolsa plástica durante algunos días antes de consumirlos.

Hay quienes para mantener los colores vivos de las verduras recurren a agregarles una pequeña cantidad de leche al cocinarlas. Sepa que el brócoli lo puede congelar para que se conserve mejor; antes, debe hervirlo unos minutos, hasta que adquiera un color verde brillante.

Ensaladas frescas, sanas y saludables
Una ensalada completa puede ser en sí un plato principal / Foto: 123rf

Para lograr ensaladas saludables, en caso que utilice lechuga, evite que esté deteriorada. Una manera de cuidarla, debe mantenerla separada del resto de las verduras. Si es de los que consume célery, tenga presente que el mismo se refresca sumergiendo la parte inferior de su tallo en agua.

Otra recomendación para que el ajo no resulte pesado o produzca acidez, es cortarlo por la mitad y quitarle el brote blanco y verde que está en el centro.

En el caso de las papas (patatas), al momento de cocinarlas, no debe ponerlas en remojo ni hervirlas durante mucho tiempo o con demasiada agua. En lo posible, las puede preparar al vapor o asadas con su piel.

También le puede interesar: Granos y cereales, sepa cómo conservarlos

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram