Newsletter

Síguenos

El hierro, un nutriente esencial

La insuficiencia cardíaca no es más que la incapacidad del corazón para bombear sangre al mismo, de forma adecuada, para satisfacer las demandas del cuerpo. Una alimentación adecuada, con hierro, no sólo puede ayudar a mejorar algunos síntomas, sino también a controlarla.

En ese sentido, traerá buenos beneficios. Por un lado, reduce la tensión arterial, el colesterol y el sobrepeso u obesidad; y por otro, controla los niveles de glucosa en la sangre y disminuye la inflamación y los edemas. 

Precisamente, el hierro es un nutriente fundamental, ya que sintetiza la hemoglobina que transporta oxígeno por la sangre para el metabolismo energético. También juega un papel importante en el correcto funcionamiento del corazón. Aparte, contribuye al buen funcionamiento de los músculos cardíacos.

Es clave seguir las instrucciones y recomendaciones de su médico y nutricionista, para llevar así una alimentación cardiosaludable que esté adaptada a su insuficiencia cardiaca. 

Lo que debe evitar

Sal
No se exceda con el consumo de sal. Foto: 123rf

Por ejemplo, recomiendan evitar la ingesta excesiva de sal, porque esta contiene sodio y abusar de ella puede producir retención de líquidos, lo que incrementa el volumen de sangre circulante con un aumento de la tensión arterial. De hecho, los especialistas recomiendan alimentos naturales, ya que cubren los requerimientos de sodio al día. 

También se debe omitir el consumo de grasas saturadas y trans, y colesterol, debido a que los alimentos altos en este tipo de grasas no saludables aumentan el nivel de colesterol en la sangre, lo que desencadena un incremento de los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca. 

En este caso, se debe evitar las carnes grasas, los productos lácteos altos en grasa, mantecas y aceites vegetales, y los preparados o procesados industrialmente. Los alimentos se pueden cocinar con muy poca grasa, ya sea a la plancha, a la brasa, asado, al horno o hervido. 

Alimentos ricos en hierro

Espinacas
Las espinacas contienen hierro y no se deben cocer mucho tiempo / Foto: 123rf

Como hemos dicho, el hierro es un nutriente importantísimo, lo que significa que se debe obtener de los alimentos. Por suerte, existen muchos que son saludables y que nos ayudan a cubrir las necesidades diarias de este mineral importante, sobre todo, si el cuerpo no lo produce por sí solo.  

Las mejores fuentes de hierro están incluidas en la carne roja y magra (sobre todo la de res), carnes de aves, salmón, mariscos, atún, sardina, ostras, hígado, granos enteros (trigo, mijo, avena, arroz integral). 

También en las legumbres secas (habas, semillas de soya, guisantes, frijoles secos), en las frutas deshidratadas (ciruelas pasas, albaricoques), huevos (yema) y verduras (brócoli, espinaca, coles, espárragos). 

La ingesta recomendada es de 18 mg. Sin embargo, el médico le indicará la cantidad que debe consumir en su dieta y cuáles alimentos. Esto, porque hay personas que necesitan limitar el consumo de carne roja y otros alimentos ricos en hierro, o que son alérgicos a ellos, como por ejemplo los mariscos. 

También le puede importar: El bicarbonato es un eficaz antiácido natural

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram