Newsletter

Síguenos

Consuma alimentos ricos en antioxidantes

Consumir alimentos a diario nos permite aportar energía al cuerpo para que pueda funcionar. En especial verduras y hortalizas, pues contienen numerosos componentes naturales, entre ellos los antioxidantes. Su cualidad es que son capaces de regular el funcionamiento celular, estimular las defensas y librar eficazmente al organismo de las sustancias nocivas. 

Los antioxidantes son un grupo de moléculas muy variadas. Su papel fundamental es ayudar al organismo a neutralizar sustancias nocivas como los radicales libres, unas moléculas capaces de dañar las células y que el sistema fisiológico las produzca a medida que trabaja. 

Por ello existen mecanismos depuradores que evitan que se acumulen. Pero esos desechos tóxicos pueden concentrarse y favorecer el envejecimiento prematuro de los tejidos y su degeneración. Es lo que ocurre cuando estamos expuestos a la polución, al sol, al cigarrillo y a las enfermedades crónicas.

Los alimentos contienen numerosos antioxidantes, cuyos efectos en las células son distintos y complementarios. Si se consumen de forma regular a lo largo de la vida, se convierten en verdaderos escudos contra la acción de los radicales libres. 

Antioxidantes que frenan el envejecimiento

¿El resultado? Combatimos los signos del envejecimiento y la degeneración celular y nos protegemos de algunas enfermedades

Otro grupo destacado es el de los polifenoles, que constan de varios miles de moléculas. Los polifenoles, unos pigmentos presentes únicamente en las hortalizas, se hallan en alimentos muy diversos. Por ejemplo, las antocianinas violetas del repollo morado y de la uva negra, la quercetina de la manzana o de la cebolla y los fitoestrógenos del té y el cacao,

Cada molécula tiene una acción específica y sólo el efecto combinado de todas puede contribuir a proteger nuestra salud.

Tome nota

El mango
El mango es una de las frutas que contiene antioxidantes / Foto: actualfruveg

Algunos alimentos que destacan por su alto contenido en antioxidantes son las frutas y legumbres de colores fuertes. Entre ellos, albaricoque, arándano, brócoli, canónigo, espinaca, fresa, parchita (fruta de la pasión), granada, grosella, grosella negra, kiwi, mango, melón, naranja, lechosa (papaya), pimentón, remolacha, repollo, rúcula, tomate, uva, verdolaga y zanahoria.

También algunas especias de hierbas y semillas aromáticas: ajo, albahaca, anís, cebolla, chalota, cilantro, comino, alcaravea, cúrcuma, chile, menta, perejil, pimienta y tomillo.

Los farináceos y los oleaginosos: almendra, alubias, arroz, avena, bulgur, escanda, habas, leche de soya, lentejas, nuez y avellana, papas, pistacho, quínoa, tofu y trigo sarraceno.

Igualmente el chocolate negro con un alto grado de cacao y el té. El aceite de oliva es también un eficaz antioxidante.

Los antioxidantes más conocidos son las vitaminas C y E, así como el betacaroteno. Pero existen muchos otros, entre los que están el zinc, el selenio y la gran familia de los carotenoides (la luteína, el licopeno, etcétera).

También le puede interesar: 20 g al día de chocolate al 85% de cacao son saludables

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram