Amaranto: una planta con grandes beneficios

amaranto

El amaranto está tomando un gran auge ya que se están redescubriendo sus grandes propiedades. Aparte de producirse en países tradicionales como México, Perú o Bolivia ya hay otros que se han puesto manos a la obra. Entre estos están China, Estados Unidos y la India. Esta es una planta con mucho futuro. La razón es que tiene beneficios aparte de sus aportes nutricionales. Este producto también se puede aprovechar para la elaboración de cosméticos, colorantes e incluso plásticos biodegradables.

Las hojas de amaranto resultan ideales para consumir de la misma forma que las espinacas, pudiendo ser en ensaladas, o de forma hervida o frita, mientras que con las semillas pueden utilizarse desde en forma de harina, hasta como granos de cereal, para preparar palomitas, o consumir de forma tostada. El amaranto fue designado por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos como “El mejor alimento de origen vegetal para consumo humano”. Puede ser de utilidad en quienes llevan una alimentación vegana y buscan proteínas de origen vegetal de alta calidad.

A continuación algunos de los beneficios del amaranto:

  1. El amaranto es ideal para las anemias y desnutrición ya que es un alimento rico en hierro, proteínas, vitaminas y minerales.
  2. Por su contenido en buenas grasas, en fibra y en fitoesteroles, el consumo de amaranto podría ser de ayuda para prevenir enfermedades cardiovasculares al controlar dislipemias y valores de presión arterial, tal como ha sido investigado.
  3. Gracias a su alto contenido en almidón, se puede decir que el amaranto es un alimento saciante. Por su alto contenido en fibra soluble, el amaranto ayuda a dar sensación de saciedad. También a eliminar sustancias que el organismo no necesita.
  4. Ayuda a regular los niveles de glucosa y colesterol malo en la sangre. Esto lo hace apto para diabéticos con colesterol elevado.