Derecho de autor: wjarek / 123RF Foto de archivo

Al combinar vinos y frutas con distintos alimentos, solemos consideras platos salados, y a veces postres.

En el caso de las frutas, suelen contarse como postre o como parte de platillos dulces, pero ¿es posible armonizar de forma agradable vinos y frutas? Te diremos siete formas en las que podrás lograrlo.

Este espumoso italiano es maravilloso para acompañar melocotones, manzanas y peras.

  • Espumoso rosé

Una refrescante copa de burbujas rosa será aun más refrescante con una rebanada de patilla bien fría.

  • Albariño

La agradable acidez de este vino blanco se complementa con unas frescas rebanadas de aguacate (recordemos que esta delicia es una fruta).

  • Pinot Noir

Las cerezas y frutos del bosque tienen las notas ácidas, dulces y aromas que se asemejan a lso de este delicado vino, potenciando sus atractivos.

  • Late Harvest

Los vinos dulces y licorosos pueden unirse a un kiwi maduro, que con su acidez balanceada y textura jugosa explotará en el paladar.

  • Gewurztraminer

La exótica cepa de Alsacia puede unirse a un untuoso plato con cambur. Esta fruta que posee una textura ideal para armonizarla.

  • Riesling

La cepa alemana de delicada acidez es ideal para acompañar duraznos, que con su dulzor matizarán y se sentirán deliciosos.

Comments

comments