Siempre es bueno consentir el paladar. Sobre todo cuando cae la tarde y con ella la hora de tomar una deliciosa merienda junto a comensales que esperan ser sorprendidos y nada mejor que macarons y champagne 

Esa ocasión especial podría estar acompañada de un delicioso postre como el macaron y una fina botella de champagne

Este rico dulce a base de clara de huevo, almendra molida y azúcar glas, se originó en el siglo XVIII del horno del pastelero de la corte francesa.

Se trata de una fina galleta rellena de crema o ganache, de colores vivos, ideales para deleitar a los invitados. 

Se pueden encontrar de chocolate amargo, limón, fresa, chocolate blanco, naranja, coco, praliné, almendras, pistacho, rosas, menta, entre otros.

Otras culturas le añaden a la mezcla ingredientes como la miel y frutas para hacerlos característicos de cada región.

El compañero ideal

Una muy buena opción para acompañar este delicioso postre y amenizar la velada, es una fina botella de champagne Demi Sec para mantener el equilibrio en el paladar, ya que este espumoso tendrá un delicado dulzor que lo hace perfecto para el postre (aunque quienes gustan de una bebida que despeje su paladar hallarán un brut más placentero).

Comments

comments