La hallaca es la reina del plato criollo navideño, de eso, nadie tiene dudas

Pero en lo que muchos titubean es al escoger un vino que le haga justicia a tan complejo gusto llamado hallaca.

Definitivamente, no se trata de un sabor para combinar con vinos blancos, pero tampoco basta con tomar el primer vino tinto que se nos presente.

Si de verdad queremos crear armonía, debemos tomar en cuenta que la hallaca tiene un guiso elaborado, un toque dulzón, especias y grasas.

Con ello se ha de deducir que vinos muy jóvenes, afrutados y ligeros no le siguen el paso, esta dama necesita una copa a su altura, un vino que presente también generosas capas de aromas y sabores.

vino tinto

Un Amarone, vino italiano elaborado con uvas pacificadas, es una gran opción, además de todo un lujo y un placer, ideal para una ocasión especial.

Si es una hallaca degustada en un momento más casual, un shyrah resultará también muy agradable, mejor aun si tiene algo de afinamiento en barrica (aunque no demasiado).

Esto debido a que sus notas especiadas y su cuerpo medio y taninos finos pero enérgicos, complementarán el mencionado plato.

Vale acotar, que lo anterior se eligió en base a la hallaca caraqueña, un poco más dulzona que la que se elabora en otras regiones del país.

Comments

comments