Este plato típico de la región italiana Lombardía se preparar con arroz y algún otro ingrediente, como hongos, carne, alcachofas o mariscos, entre otros. Debido a las múltiples variaciones de la receta, existen muchos vinos que armonizan con el  risotto. Para saber cuál es el más apropiado, lo que hay que tomar en cuenta es el ingrediente complementario y no el arroz en sí.

De acuerdo a esto, se tiene que los risottos que son a base de pescados,  como el risotto a la marinera o el de frutos del mar, deben ir con un vino dulce, preferiblemente blanco, joven, fresco y con un bouquet afrutado. Un vino con el varietal italiano verdicchio o quizás alguno con pinot blanc, pueden ser buenas opciones.

Los risottos y sus acompañantes

Los risottos a base de carne, suelen llevar salchichas. Lo más recomendable es acompañarlos con tintos jóvenes, frescos en cuanto a la acidez, con cuerpo y un bouquet frutal. Un chardonnay del Valle de Aosta va perfecto con este tipo de risottos.

En el caso de que sea un risotto con hongos, como el risotto al funghi, se debe optar por un vino tinto con taninos dulces, de cuerpo equilibrado y con aromas de violetas, ciruelas y tabaco, como los tienen el Barbera D’Asti.

Si se trata de risottos con vegetales, lo mejor son los vinos secos y frescos de acidez, con aromas de frutas tropicales y florales. En cambio, si es uno que lleva queso tipo gorgonzola, le va bien un vino tipo late harvest o con la variedad sauvignon blanc.

Comments

comments