ajo

Pelar ajos es más sencillo de lo que muchos se imaginan, con los tucos correctos esta laboriosa tarea pasará a ser una de las fáciles. No por nada es uno de los secretos mejor guardado de los más afamados fogones, al momento de cocinar en grandes cantidades.

Estos tres ejemplos se puede aplicar tanto para uno solo ajo como para varias cabezas. Así se evita el contacto permanente con este vegetal, que no solo perfuma las comidas también deja un particular aroma en las manos.  

  • Para sacar de la cabeza todos los dientes de ajo se debe hacer un golpe seco en el tallo en una superficie plana, con la base de la mano. De esta forma se estarán separando los dientes de forma individual.
  • Esta técnica funciona perfectamente la cantidad de ajos aumenta, para elaborar esta proeza el utensilio protagonista para liberar el diente de ajo de la piel será un tazón metálico o de cerámica, el tamaño puede ser mediano o grande. Lo que si debe ser indispensable es ponerle alguna tapa o plato que pueda chocar con una superficie. En este punto se debe sacudir fuertemente durante unos 15 segundos para que se golpeen contra las paredes, así al sacarlos quedará perfectamente pelados.
  • Aplastarlos de un solo golpe. Esta forma encaja perfectamente para pelar solo unos pocos. Colocando el ajo en una superficie plana se debe poner el cuchillo encima, con la base de la mano hacer un ligero golpe en seco para quitar la cáscara de raíz. 

[vimeo 29605182 w=640 h=360]

from SAVEUR.com on Vimeo.

S.M 

Comments

comments