medir

Los principiantes en la cocina deben tener claro que medir correctamente los ingredientes es sumamente importante –sobre todo en la repostería- para así evitar que, por ejemplo, demasiada sal arruine un estofado o que poco polvo de hornear no permita que una torta crezca como se debe.

Los ingredientes deben utilizarse en proporciones estrictas, así que es necesario poder pesar y medir volúmenes. Para esto se necesita tener en la despensa ciertos utensilios básicos con la finalidad que todas las preparaciones salgan a la perfección.

Las cucharas medidoras. Estas se utilizan para medir volúmenes menores y también para medir ingredientes secos en ciertas recetas. Suelen encontrarse en las medidas de 1 taza, 1/2 taza, 1/3 taza y 1/4 taza.

Para medir líquidos. Es conveniente tener jarras de un litro y medio litro, y mejor aún si tienen marcas para medir volúmenes menores. La manera correcta de utilizarlas es colocarlas sobre una mesa y poner los ojos al nivel del volumen que se quiere alcanzar mientras las llenamos, así la vista no nos engaña.

En el caso de los cucharones. Se utilizan para servir líquidos, pero también sirven para medirlos. El tamaño más corriente es de 125 ml pero los hay de varios tamaños.

La balanza de cocina. La mayor parte de los ingredientes se pesan, así que es necesario tener una balanza. Estas se utilizan para medir porciones, que son útiles cuando se cocinan para pocas personas.

También te puede interesar: Ideas para aprovechar un horno caliente

Comments

comments