picar

Muchos odian picar cebollas por el simple hecho que los hace llorar mientras cortan los trozos o simplemente porque les dejan las manos impregnadas con el olor. Para los que evitan esta tediosa tarea existen ciertos trucos para evitar todo el proceso lagrimeando.

  • Uno de los trucos más simples es primero frotar la tabla de picar con un trozo de limón antes de ponerte a picar la cebolla. Este paso puede servir para evitar que penetren los olores fuertes de la cebolla en la tabla.
  • Poner la cebolla quince minutos antes en el congelador. Este primer paso ayuda a  reducir la cantidad de enzima que libera la cebolla al aire y no tiene efecto alguno en el sabor.
  • Mojar la cebolla antes de comenzar a picarla. Este truco resulta ya que el proceso va lavando las sustancias que producen la irritación. Sin embargo no es del todo recomendable para aquellos principiantes ya la humedad en la cebolla puede hacer que el cuchillo se resbale durante el corte.
  • Otro truco para evitar llorar mientras se corta es picar inicialmente la cebolla en trozos grandes y posteriormente ponerla a remojar en agua hirviendo unos minutos antes de cortarla finamente.
También te puede interesar: Elimina el olor del ajo en las manos

Comments

comments