Los diferentes tipos de arroz se caracterizan y diferencian por su lugar de origen, textura y tamaños. Algunos son de granos largos, medianos y cortos.

Acá también influye el tratamiento que requiere cada uno para su elaboración. Es ahí cuando se encuentran integrales, blancos o de cocción rápida, intermedios, por ejemplo.

Arroz redondo: Este pertenece a la variedad japónica. Tiene aspecto redondeado, contiene elevado valor energético y es rico en hidratos de carbono. Su cocción es homogénea y tiene gran capacidad de absorción del sabor de los alimentos que lo acompañan. Mayormente se usa para paellas, arroces caldosos y guisados.

Arroz bomba: También pertenece a la variedad japónica y su aspecto es el mismo redondeado pero más corto que el modelo anterior. Hace referencia a la capacidad de abombarse durante su proceso de cocción. Además, no se pasa y siempre queda suelto. Es especial para paellas y recetas mediterráneas.

El protagonismo de los diferentes tipos de arroz es en plato dulces como salados

Arroz largo: Pertenece a la variedad índica. Es un grano alargado y delgado, que tampoco se pasa y siempre queda suelto. Una vez cocido, su textura esponjosa y ligera lo hacen ideal para la preparación de guarniciones y todo tipo de recetas exóticas.

Arroz basmati: Este es originario de la India y Pakistán. Sus granos son largos y finos, y una vez cocido, queda muy esponjoso. Su característico aroma es el de las nueces y por su sabor es adecuado para ensaladas, guarniciones y recetas exóticas.

Comments

comments