Al momento de estar en la cocina muchas veces surge la duda entre marinar y macerar. Aunque parecidos, ambos encierran procedimientos distintos.

Cuando se habla de marinar se hace referencia al proceso de aromatizar y conservar un alimento. Esto se realiza a través de líquidos aromáticos, además de hierbas y especias, para reforzar el gusto de la comida.

Aceites, vinagre y vino son los más utilizados para realizar este procedimiento, el cual otorga un alimento más tierno.

Lo similar entre marinar y macerar es que en ambos el alimento es remojado.

A pesar de ser parecidos, la maceración no incluye condimentos en el tiempo de reposo del alimento.

Acá es importante utilizar aceites, zumos de frutas (como limón) y bebidas alcohólicas para que el alimento se cocine. A través de esta técnica no resulta necesario llevar el producto a cocción. La razón es porque el alimento se cuece de forma automática en la preparación.

Vale la pena hacer mención que en repostería se utiliza mucho la técnica de la maceración. Principalmente para aromatizar frutas deshidratadas y añadirlas a tortas y otras recetas. El aderezo ideal y que es muy común es la combinación de bebidas alcohólicas para obtener un mejor resultado.

En este último no hay un tiempo de reposo estimado de la maceración. Y es que el reposo puede durar por mucho tiempo.

Comments

comments