ajo

Ahora son muchas las personas que se preocupan por la conservación de los alimentos, con el fin de evitar desperdicios. El ajo, en particular, no se puede colocar en cualquier lugar de la cocina. De hecho, muchos creen que se debe guardar en la nevera para que no se dañe tan rápido. Esto es un grave error pues al hacer esto se va perdiendo su sabor característico.

Para que el ajo no se dañe tan rápido y mantenga tanto su sabor como su textura, tenga en cuenta estos consejos:

• Quienes suelen comprar las cabezas de ajo pueden guardarlas en una despensa que esté ubicada en un lugar fresco, seco y alejado de la luz. Se recomienda meterlas dentro de un recipiente abierto y, si es posible, que esté alejado de otros alimentos.

• Esta segunda opción de conservación lleva un poco más tiempo y trabajo pero garantiza los resultados. Lo primero que deben hacer es pelarlos, una vez listo este paso, se deben blanquear; es decir, cocerlos un par de minutos en agua. Acto seguido, se secan con un paño y luego se introducen en vinagre o limón durante un par de horas. Esto último se hace para que sean inmunes a las bacterias. Ya terminado este paso se introducenre en un frasco de vidrio y se llena con aceite de oliva.

ajo

Aunque se puede alargar su conservación, se debe tener en cuenta que al momento de comprar ajo, bien sea en el mercado ambulante o en el supermercado, este debe estar fresco. Si se observan manchas negras alrededor, lo mejor es no comprarlo, ya que eso es signo de que se está dañando.

También te puede interesar: Errores al cocinar pollo a la plancha

Comments

comments